26.2 C
Pereira
martes, julio 23, 2024

La velocidad del Colibrí

Es tendencia

- Advertisement -

 

Los Colibríes como los políticos -son como los animales -con el perdón de los animales- sumamente rápidos.
Baten sus alas, de acuerdo con la información servida por el Área de Conservación Guanacaste, 70 veces por segundo, tiempo suficiente para esconder una licitación y entregarla tipo sastre.
Le extrae el néctar a la flor de la especie de contratación gobiernus. Con una lengua bífida para alimentar bien la corrupción.
Tiene pico largo y delgado, capaz de succionar normas y evitar dejar huella.
Eran, como ciertos políticos, mensajeros entre los hombres y los que se creen semidioses. Afelpados en otras plumas. Los describe como aves de colores metálicos que creen – por naturaleza viva – que todo lo que brilla, en sus vistosos ojos, se le vuelve oro. Plata. Son agentes especiales de la NASA.
Esta es especial entre la fauna política: se mimetiza fácil entre sus nidos de dinero que bien describió en la jaula para que se investigara, por el presunto detrimento – en el cierre del período legislativo, el politikón, entiéndase bien – ave política mayor, el Representante, Alejandro García Ríos.
Saben como su cabeza pequeña pero peligrosa, dónde “polinizan” torcidos que son capaces de “volar hacia atrás”. Hasta que caen o ellos mismos se enjaulan.
Les colocaron trampas. Dulce sabor.
Claro que investiguen y digan si esconden otros pecados, quienes deban de caer, con sus plumajes coloridos que termina uno sin saber a qué partido pertenecen.
Por el billete – digo, por la miel o el néctar – tienen un estado activo que les permite saber dónde está la “comida” (leáse el billete)
Insisto: como el escrito tutor, hacen parte, forman parte, de una familia muy numerosa que agrupa una variedad creciente de especies que “vuelan” a un ritmo impresionante. Ciertos dirigentes nuestros que comen contratos, y se tiran hasta de cabeza, adelante, arriba , abajo, sin dejar caer nada de la mesa.
Como estos pequeños animales, la fauna que se da silvestre en cualquier jungla corporativa.
Qué más digo de los Colibríes: creen que el ciudadano es tonto pero son audaces tontos porque bien conocen “el néctar de las flores que necesita para alimentarse”. ¡Pero terminan cagándola! Como el pollo. Una pisada y una cagadita (con el perdón de los animales)
La velocidad del Colibrí, no puede esconder sus alas. Bajo la sombra, son más vistosas…

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -