21.6 C
Pereira
jueves, junio 13, 2024

La toma de decisiones

Es tendencia

ÁRBOLES

¿Pecar me hace malo?

- Advertisement -

Ramiro Tabares Idárraga
Columnista

Uno de los aspectos centrales de la administración pública, esta relacionado con la toma de decisiones. A pesar de contar con los proyectos, los presupuestos y el arsenal de funcionarios y contratistas, hay escasa ejecución por la falta de decisiones de los lideres, léanse alcaldes,  gobernadores y gerentes. El asunto se complica con jurídicos, especialistas en decir no, inventarse conceptos y normas; y al final es la población la sufre esos avatares, ya que las obras no se ejecutan.

Cuando Daniel Goleman en su copiosa obra e investigaciones sobre la inteligencia emocional, plantea que las emociones humanas tienen más importancia que el coeficiente intelectual; la académica, universidades e intelectuales vanidosos y presuntuosos se le vinieron encima. Parte de sus estudios sobe IE, determinan que el orgullo, la vanidad y la soberbia son atributos que en nada contribuyen en la gestión pública. Por el contrario, hay que privilegiar el manejo de la negatividad del entorno, resolver problemas, saber recibir críticas y afrontar las hostilidades y resolverlas con eficacia. La administración pública, es un servicio y pocos dignatarios, lo entienden así.

El balance de los mandatarios a nivel nacional es poco favorable. Los resultados no les favorecen con escasas excepciones como el alcalde de Medellín, quien no solo debe gobernar esa bella y encantadora ciudad, si no torear al uribismo disfrazado de empresarios y Contratistas corruptos y con aliados peligrosos como la Fiscalia y la Procuraduría. En la mayoría de las ciudades, hay clamor ciudadano por obras y resultados a escasos meses de terminar las administraciones. Vale la pena citar acá el libro de David Mathews, Política para la gente, donde plantea un serio análisis de como las personas deben apropiarse de la política y como el dialogo público, es la mejor herramienta para gobernar.

Los mecanismos de participación ciudadana son hijos de la constitución. Las veedurías ciudadanas, los comités de trabajo y las asociaciones de trabajadores, son aliados de la democracia para el ejercicio del control social. Lo que permite establecer limites del poder es el control ciudadano. Resulta importante reconocer la vorágine de acontecimientos relacionados con denuncias y hechos que riñen con los preceptos de la administración publica, los cuales son divulgados a través de las redes sociales y terminan como denuncias ante las autoridades competentes. Se espera que la justicia, aplique justicia antes que sea tarde.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -