24.4 C
Pereira
jueves, febrero 29, 2024

La resurrección de la 14

Es tendencia

- Advertisement -

Luis García Quiroga
Columnista

La primera gran superficie que en Pereira fue exonerada por diez años con el pago de impuestos municipales fue La 14. Lo hizo el alcalde Juan Manuel Arango en su primera administración (1995-1997) con el propósito de generar condiciones para el empleo, cuando los hermanos Cardona adquirieron las instalaciones del Colegio La Salle para montar la supertienda.

El día que el América resucitó goleando al Deportivo Pereira, su presidente Tulio Gómez, nuevo propietario de La 14, no fue al estadio, pero fue a la tienda. Allí vio que quedaban seis concesionarios sobrevivientes de la pandemia, héroes del aporreado comercio.

Entre los que resistieron el embate pandémico y la crisis empresarial de La 14, se encuentra Gustavo Arenas, un cartagenero y experto empresario de cárnicos quien tras recibir la oferta de venir a La 14 de Pereira, se trajo la familia y se nos volvió un costeño pereiranizado. 

Arenas ha remado contra la corriente, pero Tulio Gómez lo quiere sacar. Ofreció comprarle los activos e incluso ha mandado abogados a presionarlo, pero Arenas dice que amparado en el artículo 50 de la Ley 1116/2006 tiene pleno derecho a conservar la concesión, máxime si se tiene en cuenta que Arenas ha mantenido la atención a sus clientes acostumbrados a la calidad del producto, precio y servicio pese a que La 14 antes de entrar en liquidación, le debe casi 500 millones de recaudo.

Es claro que Tulio Gómez es el héroe empresarial que, en medio de las incertidumbres de este tiempo, apuesta por la resurrección de La 14. Aplausos Tulio.

Pereira agradece que el presidente del América de Cali venga a generar empleo, apoyar la reactivación económica y devolverle la estupenda tienda a la ciudad.

Pero Gustavo Arenas también es un héroe. Y lo es, al igual que los otros cinco concesionarios que en medio de la turbulencia mantuvieron vivos los negocios y generaron en la ciudadanía la expectativa de reactivar la dinámica comercial de La 14.

Desde el noble corazón manizaleño de Tulio Gómez, en el caso de Arenas, su heroica capacidad de resiliencia debería ser razón suficiente para tener un gesto de esos que hacen grandes a los dirigentes visionarios como él. Quiero decir, los dirigentes solidarios que este país está reclamando.

No son solo los clientes habituales que a Arenas le compran huevos, carnes, mariscos, pollo y pescado. También la ciudad vería con gran complacencia que a Pereira ha llegado un empresario con calidad humana cuyo capital financiero está al servicio de la construcción del capital social. Capitalismo consciente, llaman ahora a las inversiones con sentido humano.

Bienvenido a Pereira, Tulio Gómez, la ciudad donde cabemos todos y por donde usted pasó cuando iba a la conquista de Cali.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -