20.1 C
Pereira
lunes, febrero 26, 2024

La resistencia civil, acto constitucional

Es tendencia

- Advertisement -

Oscar Alberto Díaz García
Columnista

La objeción de conciencia es un acto constitucional individual, que genera colectivamente un grado de desobediencia civil. Oscar Mejía Quintana, doctorado en filosofía del derecho, en su ensayo titulado “La justificación constitucional de la desobediencia civil” dice: “La desobediencia civil hace parte de una categoría más amplia denominada Resistencia ciudadana, donde se encuentran agrupadas variadas formas de desobediencia. La Resistencia ciudadana está relacionada con la resistencia civil que a su vez, se justifica en el derecho a la resistencia, debidamente tipificado en gran parte de las constituciones occidentales”.

“Los actos de desobediencia buscan no la afirmación de un principio en la esfera privada, sino un llamado de atención a la opinión pública sobre el hecho de que una ley o política sancionadas por las autoridades están conculcando un principio de índole moral”.

Rechazar la forma como las altas cortes emiten sentencias y crean jurisprudencia alrededor de dos temas fundamentales, con base a leyes propuestas de manera casi que ilegitima por un congreso arrodillado al narcotráfico, como lo son la aplicación sesgada de la JEP que indulta subversivos a granel, además de las sentencias fundadas en lo denominado “el libre desarrollo de la personalidad”, no nos convierte en insurgentes ni sediciosos; máxime cuando se hace sin violencia. Ni siquiera en desobedientes, solo somos millones de ciudadanos que percibimos los riesgos inmensos que se crean alrededor de este tema, tan mal manejado por el estado.

Inaudito resulta oír a la presidenta de la corte constitucional la forma de justificar decisiones extrañas; dice doña Lina que el consumo moderado de alcohol y estupefacientes no es grave, no perjudica las relaciones de la sociedad. Entonces ¿cómo justificar una multa por conducir auto después de tomar una sola copa, o dos? De hecho están involucradas las relaciones entre el conductor irresponsable y el resto de la sociedad; los demás conductores, los transeúntes, los mismos pasajeros del auto conducido por el infractor.

¿Será que esa dama conduce así su auto? O solo conduce así la corte constitucional. O como diría Carlos Gaviria: manejar con un par de copas entre pecho y espalda, o “trabadito por un baretico” es parte del desarrollo de mi libre personalidad.

Y qué decir de la corte suprema, o el consejo de estado, con sus sentencias perenes en favor del subversivo, pero en contra de cada funcionario del estado ¿porque todo miserable delito se volvió político?

Para evitar la desobediencia civil generalizada, preservando y mejorando una maltrecha e incipiente paz, el ejecutivo puede ponerse del lado de quienes promueven recomponer de fondo y forma en mucho la JEP, y los demás altos tribunales; y la justicia toda, en general.

Para estar informado

- Advertisement -

4 COMENTARIOS

  1. Evidente tergiversacion malintencionada de las cosas. El indulto y amnistia a granel existio en anteriores procesos de Paz, la JEP como justicia de transicion tiene otros componentes que ud conoce pero deliberadamente esconde. La presidenta de la Corte constitucional NUNCA ha dicho de conducir embriagado, eso pertenece a su particular interpretacion y el fallecido Magistrado JAMAS hablo de conducir «trabadito con un baretico». Respete a los lectores comadre!.

    • Respetelos usted. Cual comadre ? Porque de contera, ni su nombre usa; se esconde tras un seudónimo para defender embaucadores. De hecho hice uso de figuras literarias que usted no entiende. Lea de nuevo mi opinión, pida ayuda, de golpe entiende.

      • Sus mezquinas y falsas afirmaciones no hacen parte de las «figuras literarias» y la referencia a que se comporta como comadre tiene origen en Shakespeare, en El Mercader de Venecia, espero que ahora entienda: comadre embustera!!!. Y si no lo es, pruebe que sus afirmaciones son ciertas!.

        • No esperaba nada diferente… la prueba es evidente. Usted sigue escondido tras su seudónimo… de contera, queda claro que la injuria es el argumento preferido de los estúpidos. Nota: Shakespeare, a veces, era machista. El dialogo entre Salanio y Salarino refieriendose a la chismosa comadre, asi lo confirma. Como confirmado queda que usted no ha podido controvertir mis opiniones.

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -