23.2 C
Pereira
domingo, mayo 26, 2024

La reforma agraria no despega

Es tendencia

- Advertisement -

Por: @DuberneyGalvis

Una de las propuestas más replicadas de Gustavo Petro en su camino a la presidencia consistió en prometer una reforma agraria para avanzar “hacia el cierre de la desigualdad en la tenencia y uso de la tierra y el agua”. Así quedó estipulado en el punto 2.1 de su programa de gobierno; en él hace énfasis en garantizar el derecho a la tierra, la formalización de la propiedad rural y controlar la expansión indiscriminada de la frontera agraria y la colonización de los baldíos. (gustavopetro.co)

Esta propuesta la respaldó con la promesa de comprar y entregar tres millones de hectáreas de tierras para cumplir con los acuerdos de paz. Ya en el gobierno, tres meses después de haberse instalado en la casa de Nariño, el presidente declaró que no cumpliría con esa promesa, el Estado “se nos queda pequeño para poderlo hacer, y tengo temores de que esa cifra de tres millones que quedó escrita en los acuerdos de paz se vuelva ilusoria (…)”.

En efecto, de tres millones de hectáreas prometidas el gobierno bajó a un millón durante el cuatrienio de su gobierno (Munévar, diciembre/2023. www.Infobae.com) Y cierto es que, pasado el primer año, las compras no superan ni las 100 mil hectáreas de tierras, y de estas, ‘no se ha entregado ni una cuarta parte de…’: ministra de agricultura. (El Tiempo, enero/2024) Pero hay más, un buen número de los “propietarios provisionales” de tal porción, no puede aún trabajarlas a plenitud hasta que el gobierno “logre definir cuál es el proceso de desarrollo rural que se va hacer”. Aquí la historia se vuelve a repetir como en 1971, cuando Francisco Mosquera describía las reformas agrarias: “…los nuevos propietarios ni siquiera pueden disponer libremente de la tierra.” 

Lo anterior en medio de un panorama desconocido sobre los criterios para establecer la calidad de las tierras compradas, los oferentes y los montos por hectárea o metro cuadrado. 

Ante los pobres registros del gobierno en política de tierras, la ministra Jhenifer Mojica, rajada en ejecución,  afirma que para el 2024 se van a comprar 500 mil hectáreas con $4,1 billones presupuestados. Resta por preguntar ¿en qué parte del país y a quién les comprarán tal cantidad de tierras por un precio promedio de 8 millones por hectárea sin incumplir criterios de producción y productividad, y otros? 

Por ahora, dos millones de hectáreas prometidas  ingresaron a hacer parte del engaño  electoral. No son buenos los presagios para el millón de hectáreas que restan por entregar conforme a los anuncios y políticas del Ministerio de agricultura y la Agencia Nacional de Tierras. Todo esto, en un país que sigue teniendo los más altos índices de desigualdad y concentración de tierras del mundo, cuyo pasado en muchos casos derivó en conflictos armados que no han cesado de acumular víctimas a manos de todo tipo de grupos violentos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -