24.1 C
Pereira
martes, abril 16, 2024

La puja por el mínimo

Es tendencia

ESCLAVOS

La ciencia del marxismo

- Advertisement -

Marta Elena Bedoya Rendón
Columnista

Como suele suceder por esta época, comienza la discusión y negociación sobre el incremento del salario mínimo para el próximo año, para cerca de 1.2 millones de trabajadores según cifras del Ministerio de Trabajo, en un ambiente de tensión ante la proximidad de la realización del paro nacional.

La Comisión Nacional de Concertación de Políticas Salariales y Laborales en la que intervienen gremios, centrales obreras, Planeación Nacional y el Ministerio de la Protección Social, tienen la responsabilidad de concertar el valor del salario mínimo en el marco de las variables de inflación causada, proyectada y la productividad.

Con posturas que ya se conocen de antemano, el sector empresarial llegará a la negociación con la meta que el ajuste sea cercano a la inflación más puntos adicionales por productividad, pues para el Consejo Privado de Competitividad (CPC), la productividad es “el factor más importante del ingreso y del crecimiento de largo plazo, fundamentales para aumentar el bienestar”, mientras, que las organizaciones sindicales vehementemente proponen que el incremento sea muy por encima a lo logrado el año pasado, en que se promedie el factor inflación y el porcentaje de productividad del país para incentivar el consumo de los hogares, dinamizar la demanda y fomentar la equidad.

Como tradicionalmente ocurre al final el Gobierno Nacional impulsará una cifra conciliatoria para que el ajuste quede por encima de la inflación y tratará por que las partes se pongan de acuerdo para no tener que expedirlo por decreto que es lo que al final siempre ocurre, sin embargo, en las actuales circunstancias la discusión será más compleja de lo previsto, tendrá profundas tensiones y estará enmarcada en un escenario muy complejo.

Ante supuestos que se dan para la justificación al paro nacional, como que se bajará el salario mínimo, lo que hará más difícil la negociación, la ministra de Trabajo Alicia Arango ha señalado en el marco de la instalación de la Mesa sobre Empleo Público realizada la semana anterior: “No estamos de acuerdo con disminuir el salario mínimo. Si a mí me toca hacer esto, renuncio”. (Revista Dinero, edición 578. “Salario mínimo Prueba de Fuego”)

Recientemente el DANE ha informado que Colombia tuvo un crecimiento económico del 3.3 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB) durante el tercer trimestre por encima del promedio de la región que está sobre el 0.5 por ciento.
“Se necesita plata para cubrir la alimentación, educación, vivienda, vestuario, transporte y hasta una salida al parque a chupar paleta, pero lo importante es que hay empleo, que bien vale la pena considerar”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -