22.7 C
Pereira
lunes, febrero 26, 2024

La Nueva Ola Francesa

Es tendencia

- Advertisement -

Lisandro López Martínez

Columnista

Los creadores de la “Nueva Ola Francesa”  se preocupaban porque la película se considerase por encima de todo como una obra de autor, significaba que el director tenía que encontrarse creativamente por encima de cualquier otro personaje envuelto en la producción de la película, la película tenía que salir de él; ni el guionista, ni el productor, ni los estudios podían inmiscuirse en la labor creativa del verdadero hacedor del film, el director y sus ideas sobre el cine y la vida. Al mismo tiempo, proclamaban una mayor libertad narrativa, ausencia de comercialidad como fin y un mayor número de filmaciones en localizaciones exteriores y naturales.

Con el paso del tiempo, estos propios directores, con raras excepciones, se acomodaron a un cine más comercial y su narración se ubicó en formas clásicas, pero intentando mantener sus premisas básicas sobre el modo de construcción de sus obras. Estas condiciones y características fílmicas establecieron asimismo una revisión crítica a muchos antiguos cineastas, en muchos ocasiones injusta, que ellos mismos, con el paso del tiempo, se retractaron de algunos de sus previos e influyentes comentarios.

Lo verdaderamente importante es que la teoría de autor y sus convicciones creativas provocaron una convulsión en el mundo del cine que ya había comenzado unos años antes del debut de los críticos del “Cahiers de Cinema” con las películas de Louis Malle “El Ascensor del Cadalso” de 1957, y “Los Amantes” (1958) y de Roger Vadim “Y Dios creó a la Mujer” en el que se presentaba en sociedad a la sex-symbol Brigitte Bardot.

Fueron títulos de resonancia comercial notoria y bajo presupuesto que animaron a los directores. François Truffaut obtuvo un triunfo con “Los Cuatrocientos Golpes” (1959), con la que ganó el premio al mejor director en el Festival de Cannes. Jean-Luc Godard asombró con “Al final de la escapada”,un film ya mítico, ideado por François Truffaut. Chabrol estrenó “El Bello Sergio” (1958). Junto a ellos: Alain Resnais, Jacques Demy, Philippe De Brocca, Alain Robbe-Grillet, Agnes Vardá o Jean Rouch, entre otros muchos, fueron creadores que revolucionaron los convencionalismos establecidos, siendo imitados en muchos países por las nuevas corrientes de realizadores jóvenes con ganas de mostrar al mundo un cine más personal, independiente y liberado como es el caso colombiano.

wwwlisandrolopez.blogspot.com

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -