21.1 C
Pereira
martes, julio 16, 2024

La mejor elección

Es tendencia

DOBLE ESTÁNDAR

EN LA COPA

- Advertisement -

Ernesto Zuluaga
Columnista

La palabra “elecciones” viene del verbo elegir y eso es precisamente lo que haremos el próximo domingo, escoger entre muchas opciones a quienes nos administrarán en los siguientes cuatro años. Más que un derecho, la capacidad de elegir es un deber que no debemos soslayar por imperfecta que sea nuestra democracia e incluso por malos que nos parezcan los candidatos. En el peor de los casos siempre estará la opción del voto en blanco que es la mejor de las protestas frente a la flojera de las alternativas. Habrá nuevos gobernantes sea que participemos o no y no tendremos derecho a quejarnos ni a aplaudir si no asistimos a las urnas. En esta ocasión tendremos la más variada gama de aspirantes, no como producto de la generosidad que nos brinda el sistema sino por el contrario gracias a sus falencias y a las lánguidas normas que lo regulan.

No hay mecanismos para la selección democrática de los candidatos dentro de los partidos políticos y está autorizada la indisciplina mediante el mecanismo de las candidaturas por firmas. Por eso para la alcaldía de Pereira tendremos más opciones que en todas las ocasiones anteriores. Algunas perversas, otras mediocres y al menos tres interesantes. No hay que caer en la trampa de descalificar candidatos por acusaciones falsas que surgen al calor de la brega. Los mejores elementos para tomar una acertada decisión serán la revisión del pasado administrativo del candidato y el examen de los socios que lo acompañan. La probabilidad de acertar será mucho más alta incluso que si nos basamos en las propuestas y en el programa de gobierno. El pasado habla sin yerros de nosotros mismos y no se equivoca el proverbio cuando afirma que “dime con quién andas y te diré quién eres”.

Para la gobernación de Risaralda también tendremos más opciones. Cuatro en total. El abanico es quizás mejor que el que hay para la alcaldía de la capital y la misma regla debemos aplicar si queremos acertar con la mejor opción.
Para la asamblea de Risaralda no hay muchas alternativas que signifiquen la renovación. Es una corporación a la que aspiran los más avezados y pocos se atreven a pretender llegar allí. Incluso hay varias listas incompletas con menos de los doce candidatos que permite la ley. Para votar hay que tener muy claro el partido y el número del candidato de nuestras preferencias porque en el tarjetón no encontraremos fotos ni nombres.

Para el concejo de Pereira hay muchas nuevas opciones entre los más de doscientos cincuenta candidatos que se inscribieron lo que demuestra el alto interés de los pereiranos por hacer parte de esta corporación aunque no sé si los mueve el simple altruismo o quizás un mezquino afán económico. Hay tantos vicios enquistados en el ejercicio de esta función coadministradora y cuasi legislativa que solo intereses de lucro desmedidos justifican las millonarias inversiones que se pueden apreciar en las campañas electorales. De los opcionados me gustan Nancy Henao en los “verdes”, Daniel Zuluaga en los “rojos” y Adriana González en el Polo. Todos ellos le ofrecen seriedad al ejercicio del Concejo, transformación en las ideas y un verdadero cambio en las intenciones. Elijamos bien.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -