21.6 C
Pereira
domingo, abril 21, 2024

LA JUSTICIA SOCIAL

Es tendencia

- Advertisement -

Cuando los seres humanos aparecen sobre la tierra se les entrega el paraíso: todos esos lugares que se observan con fascinación y que en su conjunto a ojo de los cartógrafos han sido plasmados en los mapas. De esa amable maravilla, aún queda algo. El propósito inicial seguramente estaba dirigido a su uso adecuado, conservación y cuidado del suelo, el subsuelo, la fauna, la flora y el cielo estrellado. Sin fronteras, ni propietarios, ni impuestos, ni peajes.  Una sociedad colectiva en la cual la naturaleza era solo una y para todos, en todos los lugares. La sedentarización, el trabajo, la distribución de tareas y responsabilidades y la producción de aquellas cosas consumibles que iban escaseando, dieron origen a otro tipo de sociedad enmarcada en la propiedad: lo tuyo, lo mío y lo nuestro. 

De lo elemental de la supervivencia se formaron dos tendencias que perduran hasta nuestros días: el individualismo y el colectivismo. Dos modos de pensar y vivir que en sus expresiones políticas y económicas, luchan por desacreditarse y destruirse mientras los seres humanos en medio de la reyerta sufren su apocalipsis de hambre, peste, muerte y guerra.

La justicia aparece como una construcción frente al desamparo. Lo justo es lo que cada uno merece y reclama desde el origen del derecho natural, el derecho humano, “la razón y la equidad”. Surge una gran contradicción entre las causas de la desigualdad y la lucha para contrarrestar sus efectos.  Desde la caridad oficializada hasta los slogans donde se propone buscar satisfacer necesidades, cerrar la brecha, lograr cambios sociales, disminuir la pobreza, fortalecer la inclusión y resaltar la tolerancia, reconocer el trabajo e ingreso dignos, ofrecer igualdad de oportunidades; tener acceso a educación, alimentación, salud, vivienda; en conclusión: lograr la justicia social. Todo un paquete preparado para una campaña electoral en cualquier lugar del mundo.

La justicia social representa el reclamo del derecho natural con la satisfacción de las necesidades básicas, lo más elemental de los derechos humanos. Afirman  los griegos que lo justo corresponde a “una igualdad proporcional al dar a cada uno lo suyo; un derecho que se adquiere por el solo hecho de existir“, para una vida digna donde se reconozcan los méritos y se valore la contribución al desarrollo social.

Se reclama justicia social porque existe la injusticia y este es un mundo en el cual ricos y muy ricos y pobres y muy pobres se disputan el derecho a tener una vida digna en el lugar que les corresponda vivir sobre la tierra.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -