18.9 C
Pereira
martes, marzo 5, 2024

La insólita alianza con Venezuela arriesga la soberanía energética de Colombia.

Es tendencia

- Advertisement -

Entre las noticias más importantes de la semana estuvo la concerniente a la decisión del gobierno Petro de realizar inversiones para exploración y explotación petrolera y de gas en asocio con la petrolera venezolana PDVSA. Es decir, la empresa estatal más importante de los colombianos tendría como socio al gobierno de Maduro que además de desprestigiado, tiene a su nación en la condición ruinosa más elevada de la región. 

Acaece que emprender aventuras descarriadas como estas, atentan contra la soberanía energética nacional. Por el contrario, Ecopetrol debe es desarrollar el plan de inversión que implica “entre 4.500 y 5.500 millones de dólares al año para garantizar el suministro interno del país”, como bien viene explicándolo la Unión Sindical Obrera USO. 

También cabe preguntar si en la decisión influyen los problemas de liquidez en Ecopetrol, de los que se viene hablando en la industria, porque como acotó el profesor Aurelio Suárez en Blu Radio, “Ecopetrol tiene las 2/3 partes de sus activos endeudados y a la vez un índice de liquidez que solo permite cubrir gastos de caja ordinarios. Y hay reportes de un creciente costo de extracción por barril de petróleo que pasó de 35 a 65 dólares en la actualidad.” Y agréguese aquí la negativa de este gobierno, en línea con sus antecesores, para modernizar la refinería de Barrancabermeja.

Y resulta difícil esquivar el punto descabellado del asunto, aquel globo acerca de que explorar y explotar petróleo y gas en el territorio nacional nos conduce a una especie de apocalipsis existencial como suele deducir el presidente, pero parece que al hacerlo en Venezuela no aplica la misma lógica. Además, porque esta falacia afecta la posibilidad de abordar los temas de la transición energética con rigor.

Ahora bien, el foco de la empresa bien podría girar en torno a la actividad petrolera nacional con todo el encadenamiento industrial, los más de 150 mil empleos, 15 millones de usuarios del gas; las regalías e impuestos. Se trata de la industria que aporta más del 6% del PIB y la mitad de las exportaciones de un país con déficit comercial y por lo tanto debería estar empleando sobrios esfuerzos en planes de modernización, estructura de costos y atención a los líos de liquidez que acusan los expertos; es lo que hace un país soberano. 

Socava aún más la soberanía, la actitud colonial del gobierno Petro al escudar tal decisión en la aprobación del gobierno Biden de los Estados Unidos.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -