15.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

La inminente necesidad del territorio

Es tendencia

- Advertisement -

Víctor Baza Tafur

“Como Comité Intergremial de Risaralda, pensamos en el desarrollo socioeconómico del departamento y orientamos nuestras acciones al crecimiento y la sostenibilidad, sin embargo, desconocemos que piensan y quieren para nuestro territorio, otros actores políticos y sociales; debemos, entonces, alinearnos en una única visión para armonizar un verdadero proyecto de región”. 

Si analizamos las necesidades que tiene Pereira y ampliamos el panorama a las mismas en cada uno de los municipios del departamento, encontramos un sin número de retos que desde los gobiernos locales deberían estar siendo atendidos y que desde la sociedad deberían estar haciendo aportes para su mitigación. Sin embargo, más allá de las cosas que son evidentes, el  déficit de infraestructura, la falta de inversión rural, la carencia de un modelo agroindustrial sostenible, por mencionar unas cuantas, la realidad del departamento es una inminente exigencia de una política pública pensada no solo desde los retos actuales, como ha sido el denominador de las más recientes administraciones, sino también desde las perspectivas futuras, como una forma de anticipar y ser proactivos en la mitigación de posibles situaciones coyunturales futuras. 

Hace unas semanas, lideramos un debate que pusimos sobre la mesa frente a diferentes gremios, y es el requisito de trazar una hoja de ruta departamental, no para el corto y mediano plazo, sino más bien una visión de largo aliento, que se base en modelos exitosos de país, como lo han logrado ciudades como Medellín y Barranquilla y, porque no, articule ejemplos internacionales. Una visión que convoque, además, a la sociedad en pleno, a diversos actores y, por supuesto, a la administración pública, en torno a un único objetivo, definir un escenario apuesta para los próximos veinte o treinta años para la región, que promueva desde ya, el desarrollo de pequeños planes de acción que nos conduzcan a la Pereira y la Risaralda que queremos tener en el 2050. 

Este tema del que se empezó hablar, ha generado apoyos de quienes saben que hoy la ciudad carece de personas visionarias como las que hace 40 o 50 años trabajaron con civismo por Pereira viendo apuestas productivas que, en esa época, claramente no existían, pero que hoy son una realidad. Y claro que también ha generado disensiones entre aquellos que aún no aceptan que el mundo se está exponiendo a cambios de manera acelerada y que todos los actores de la sociedad debemos aportar de manera activa en la transformación productiva y social del territorio.

Hoy desde el Comité Intergremial de Risaralda ratificamos el compromiso de unir esfuerzos en la generación de una visión que reúna la mirada y los intereses, no de unos pocos, sino el interés común de todos aquellos que amamos este departamento y cada uno de los municipios que lo conforman, y hacemos un llamado a la administración pública departamental y local, para que cuanto antes convoquen, desde su capacidad de cohesión, a todos los actores de la sociedad y trabajemos juntos en desarrollar un estudio prospectivo territorial para el área metropolitana, que incluya, además, a Santa Rosa de Cabal, y los diez municipios del occidente del departamento.

Nos unimos a una pedagogía, mostrando, entre otras cosas, que un estudio prospectivo, nos ayudaría a comprender los posibles escenarios futuros configurados desde las tendencias transformadoras de la sociedad, pero también, nos abriría la posibilidad de definir un escenario apuesta, donde se articulen, el gobierno, los gremios y los actores sociales, hacia esfuerzos unificados, estableciendo los lineamientos de una política pública de desarrollo territorial, con una verdadera continuidad en el largo plazo, en la que juntos podamos construir el futuro que deseamos.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -