20.4 C
Pereira
sábado, febrero 24, 2024

La IA y los desafíos para nuestra sociedad

Es tendencia

- Advertisement -

*Rodrigo Tabares Ruiz

En las últimas décadas la tecnología ha transformado radicalmente la manera en que las personas se relacionan con su entorno, se comunican entre sí y aprenden. Desde la llamada revolución digital hasta la inteligencia artificial (IA), el mundo se caracteriza por el cambio constante, que a su vez exige adaptabilidad acorde con los modernos paradigmas, tendencias y nuevas formas de trabajo.

A diferencia de la automatización, la IA procesa la información recibida, “aprende” y con base en este aprendizaje toma decisiones y puede incluso optimizar las tareas. Prácticamente no hay actividad en la que no se aplique: en la medicina con diagnósticos e intervenciones quirúrgicas; en el ámbito jurídico con emisión de tutelas; en redacción de ensayos; en la agricultura, como ubicar el área de mejores condiciones para el cultivo, entre otras.

Según el Foro Económico Mundial, el 50 % de los trabajadores tendrá que actualizar sus habilidades en los próximos 5 años para adaptarse a la transformación digital. Pero cuando hablamos de habilidades digitales, no solo es fundamental pensar en la matriz de la tecnología sino también en aprender a interactuar con la misma. 

El informe subraya que, de las 7 habilidades más solicitadas en el mercado laboral, solo 2 son de naturaleza técnica: la comprensión de la inteligencia artificial y el big data y la alfabetización tecnológica. Las 5 adicionales son habilidades blandas, como el pensamiento analítico; el pensamiento creativo, la curiosidad y el aprendizaje permanente para adaptarse a nuevas situaciones; y la resiliencia. Los trabajos futuros requerirán una combinación de habilidades técnicas y blandas, siendo estas últimas irremplazables por la inteligencia artificial.

A lo largo de la historia, la humanidad ha vivido varias innovaciones tecnológicas que han tenido impacto en el trabajo. En todos los casos, la transformación ha conllevado la pérdida de empleos y la creación de otros nuevos. Sin embargo, en esta ocasión, nos enfrentamos a un cambio sin precedentes por la IA.

La IA no solo pueda afectar el empleo, también incidiría en el aumento de la desigualdad, podría manipular un proceso electoral y puede usarse para la desinformación en gran escala.  A nivel internacional, ya se ha conformado un Grupo de Trabajo para contrarrestar el “uso malicioso” de la inteligencia artificial. La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, ha hecho un llamado urgente para articular un código de ética para la inteligencia artificial.

*Universidad Cooperativa de Colombia

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -