22.3 C
Pereira
jueves, junio 20, 2024

La financiación de las obras públicas por plusvalía

Es tendencia

- Advertisement -

Jairo Arango Gaviria

Columnista

Me parece oportuno opinar sobre la financiación de las obras públicas que se desarrollan por la Nación o por lo entes territoriales. La pregunta de rigor es: ¿Se pueden realizar obras públicas sin ser cobradas a los directos beneficiarios de los predios afectados? La respuesta es que siempre hay que cobrarlas. Para su financiación y cobro los municipios tienen dos instrumentos de gestión: La plusvalía o la valorización.

Nunca una obra pública puede utilizar estos dos conceptos a la vez. Siempre debe escoger uno de los dos; pero en ningún caso se podrá cobrar simultáneamente la plusvalía y la valorización. Este es el marco de referencia para la financiación de las obras públicas. O la obra se cobra por el instrumento de la plusvalía o por el de valorización.

Dejar de cobrar una obra pública, como por ejemplo, la realización de una vía nueva es causal de mala conducta, pues las normas locales no lo permiten y menos las normas y leyes urbanas de orden nacional. De tal manera que la realización de una nueva obra pública no podrá realizarse sin ser cobrada.

Otra pregunta igualmente importante es: ¿Quiénes pagan la realización de una nueva vía pública? Para ayudar a esclarecer la respuesta, vamos a limitarnos únicamente a la opción del cobro por efecto  plusvalía ya que el instrumento de valorización está descartado en Pereira.

La plusvalía no es un impuesto, no es un gravamen; es una participación de un mayor valor que se reparte entre los propietarios de los predios y el Estado. La ley 388 de 1997, estableció que esa participación está en un rango entre el 30% y el 50%. Este porcentaje lo reglamentan los concejos municipales a través de acuerdos. Para el caso de Pereira fue escogido el 50%. Esa es la base para el cálculo de la plusvalía en la ciudad.

Aclarando que el cobro de plusvalía se hace únicamente por una sola vez, ese cobro recae sobre la totalidad de los predios que directamente se van a beneficiar del mayor valor comercial que van a adquirir a partir de la realización de la vía.

Una forma de mitigar o aliviar un poco la plusvalía en la ciudad, es la de revisar el acuerdo 65 del 2004 por medio del cual se decretó el porcentaje del 50% para el cálculo de plusvalía, rebajándolo hasta el 30%. Esto, la ley lo permite porque la fijación del porcentaje es discrecional de los municipios siempre que estén dentro del rango (30% y 50%).

Una pregunta más: ¿Qué beneficio obtienen los predios afectados por una nueva vía pública? El beneficio es enorme. Desde el punto de vista económico van a valorizarse exponencialmente los predios sujetos de cobro; en algunos casos alcanzan a superar el 100% de su valor anterior cuando no se había realizado la obra. También se va a beneficiar toda la ciudad porque esto trae bienestar colectivo, mejora la movilidad y ayuda a un mejor posicionamiento a nivel nacional incrementando el PIB.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -