26.6 C
Pereira
viernes, marzo 1, 2024

La dependencia de las transferencias

Es tendencia

- Advertisement -

Walter Benavides Antia

Columnista

La Constitución de 1991 (Art 356 y 357) creó el sistema de transferencias intergubernamentales que, además de financiar los sectores de salud, educación y saneamiento básico, gira recursos directamente a los departamentos (Fondo departamental de educación y Fondo departamental de salud), y los municipios (todos). Los recursos destinados a diferentes sectores se encuentran altamente condicionados, puesto que su gasto financia las nóminas de educación, el sistema de aseguramiento en salud de la población pobre y, los subsidios en las tarifas del servicio de agua y saneamiento, además de recursos para calidad en educación y prevención en salud. Los recursos transferidos a los municipios son, de acuerdo con el tipo de municipio, de libre asignación o de libre inversión. Estos recursos hacen parte del Propósito General (PG) del Sistema General de Participaciones (SGP). A los anteriores, hay que agregar los recursos SGP Regalías. Estos recursos son utilizados para el cumplimiento de las metas de los planes de desarrollo departamental y municipal, pues con ellos es que se financia realmente el proceso de descentralización. También hay recursos para grupos poblacionales, como las comunidades indígenas, municipios ribereños que están sobre el río Magdalena, y un fondo para el pago de pensiones.

En los 32 departamentos registrados para el análisis por el Departamento Nacional de Planeación (DNP), el indicador de Dependencia de las Transferencias, presenta para la vigencia 2020, en promedio un indicador del 65,71% de dependencia, es decir que, de los ingresos recibidos por los departamentos, más de la mitad, corresponden a transferencias de nación, indicador que muestra, que la dependencia se incrementó casi 5 puntos, en 2020 con respecto a 2019. Indica además (una realidad, poco visible y de la cual, como de las Remesas, nadie habla), que existen departamentos NO VIABLES, (que gastan más de lo que producen y más de lo que les giran, y, aun así, insisten y persisten en mantener frondosas nóminas), además de disfrazar (con silencio cómplice de contralorías, concejos y asambleas), como gastos de inversión, frondosos racimos de contratistas.

En el departamento de Risaralda, la Dependencia de las Transferencias, pasa de 43,01% en 2019, a 45,27% en 2021, presentando un incremento en la dependencia 2,26 puntos. En el departamento de Caldas, la Dependencia de las Transferencias, pasa de 49,44% en 2019, a 52,65% en 2021, presentando un incremento en la dependencia 3,21 puntos. En el departamento del Tolima, la Dependencia de las Transferencias, pasa de 62,89% en 2019, a 60,92% en 2021, presentando una disminución en la dependencia 1,97 puntos. El departamento del Quindío no presenta información. Primera conclusión: el orden de menor a mayor dependencia en 2020 es, Risaralda (45.27%), Caldas (52,65) y Tolima (60,92), dos departamentos integrados a la RAP, con dependencia por encima del 50%. Analicemos un poco más.

En el Departamento de Risaralda, mientras en 2019, el total de ingresos fue de 477 mil millones, en 2020, pasó a 487 mil millones, es decir, presentó un incremento en ingresos de 10 mil millones. En ese mismo periodo, el SGP y otras transferencias nacionales pasaron, de 205 mil millones, a 220 mil millones, presentando un incremento de 15 mil millones.

En el departamento de Caldas, mientras en 2019, el total de ingresos fue de 717 mil millones, en 2020, pasó a 721 mil millones, es decir presentó un incremento en ingresos de 4 mil millones. En ese mismo periodo, el SGP y otras transferencias nacionales pasaron, de 354 mil millones, a 380 mil millones, presentando un incremento de 26 mil millones. Fue mayor el incremento en dependencia que en recursos propios.

En el departamento del Tolima, mientras en 2019, el total de ingresos fue de un billón 6 mil millones, en 2020, pasó a un billón 9 mil millones, es decir presentó un incremento en ingresos de 3 mil millones. En ese mismo periodo, el SGP y otras transferencias nacionales pasaron, de 632 mil millones, a 664 mil millones, presentando un incremento de 32 mil millones.

Segunda conclusión: en los tres departamentos reportados, fue mayor el incremento porcentual en dependencia, que en recursos propios. Eso es lo que hay.

antia53@gmail.com.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -