24.4 C
Pereira
jueves, febrero 29, 2024

La Cámara de Comercio y la confianza pública

Es tendencia

- Advertisement -

Luis García Quiroga
Columnista

Si resucitara don Nepomuceno Vallejo le diría a la Junta de la Cámara que él fundó hoy 4 de marzo hace 94 años: Ustedes han cometido errores y han puesto en riesgo la confianza del público en la institución y el prestigio de ustedes como dirigentes; por favor, pónganle el pecho a las soluciones institucionales y no a los problemas personales.

Los buenos líderes no permiten que las emociones controlen el cerebro. Digo esto porque a las radicalizaciones políticas, estamos sumanso comentarios corrosivos y debilidades para reconocer errores, buscar acuerdos y facilitar correctivos y acciones de mejora institucionales.

Leyendo entre líneas el informe de la Contraloría (CGR) y escuchando a personas con autoridad moral para opinar, se concluye que no todos los miembros de junta están en el berenjenal del indiscutible desorden administrativo que la CGR pone por escrito y por el cual pone la condición de un plan de mejora que aún no vemos porque hay cuatro factores que dominan la crisis de la Cámara:

Primero. La crisis en la institución más importante del comercio y la promoción del desarrollo local es el resultado de la inexistencia de un Código de buen gobierno corporativo y de buenas prácticas administrativas (es inaceptable). Por eso hay desbordamientos, sospechas, desconfianza y posiciones radicales de lado y lado (algunas excepciones neutrales). Pero urge la modernización del funcionamiento y los controles.

Segundo. Una muestra del débil liderazgo: Aunque en acta de junta levanten a sus miembros inhabilidad para contratar, siendo la junta la orientadora de las decisiones, no tiene presentación ni decoro que se contraten servicios por miembros de junta. No es ilegal, pero los líderes, predican con el ejemplo.

Tercero. En pocos años la Cámara ha cuadruplicado sus activos y fortaleza financiera. La pelea no es por crisis en los recursos o manejos dolosos. ¿Gastos excesivos en viáticos y viajes? En el fondo hay que entender que para hacer tortillas hay que romper huevos, y algunos gastos autorizados por la junta, se ven mal y causan escozor en la opinión pública, precisamente por la debilidad de los controles y eso que llaman transparencia. (Dejarse ver por encima).

Cuarto. En la almendra está el tumor que se ha venido enquistando en la dirigencia pereirana: una mezcla explosiva de manejo de conveniencias, intereses y negocios, rencores personales mal administrados, de arrogancias y falta de respeto por la institucionalidad. Hay excepciones, pero es lo que hay, y peor aún, más allá de la lógica y la razón, es lo que se percibe. ¿De acuerdo?
Háganle caso a la voz de don Nepomuceno, quien nos habla desde el pasado glorioso y ya curado de espantos y vanidades.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -