19.1 C
Pereira
lunes, abril 22, 2024

JUAN MANUEL BUITRAGO Y SUS “HEREJIAS”

Es tendencia

- Advertisement -

Fue pródigo en la formulación de sus ideas, unas veces por la elaboración de las mismas, otras por el repentismo surgido de conversaciones al desgaire y de picantes e irónicas salidas del debate académico o callejero. En ese sentido era un Socrático que reformaba inquietudes con el enfoque de su reflexión. Conocedor del dialegomai como método de discusión, asimismo era dialéctico en el discurrir científico. No en vano fungió de ingeniero civil, matemático, sociólogo; avezado en la ciencia política, la filosofía, el pensamiento crítico que, en constante estudio, confrontación, análisis y basamentos de la experiencia, transmitía su sabiduría, cual discípulo cartesiano, en las aulas o en la ventana de su espacio de opinión “Herejías”, cuyo título en sí mostraba su pluma como una empuñadura de espada.

Leer su columna del 21 de septiembre, especialmente su párrafo inicial, resulta conmovedor; se diría que presagiaba lo que vendría dos meses después: su desenlace definitivo, aunque su preocupación de fondo continuo, en su nota, era seguir transmitiendo soluciones allegadas al devenir de la población. Así sonó la campana: “Como lo habrán notado mis generosos editores y mis nunca olvidados lectores, la salud no me ha acompañado durante el último año y debo confesar que la cobardía para aceptar el natural proceso de deterioro del corazón que conduce a la muerte me inhabilita con frecuencia pues me acuesto pensando que no volveré a despertar y eso me impide al día siguiente tener la capacidad de enviar un mensaje sensato y claro a los talleres del periódico”. 

En verdad, en el caso de Juan Manuel, ¡Con tanto por hacer!, en su optimismo transformativo, creía “que la dignidad humana acabará por imponerse”. 

Para recordar el discurrir intelectual de su inmensa producción, se traen algunos conceptos y apreciaciones de distintos temas manifestados en sus “Herejías” en El Diario. Marrullerías en el ejercicio del poder, las señalaba como formas expectantes que no tenían asidero y distorsionaban la realidad. Casos son las utopías y distopías que los gobiernos tanto en el capitalismo democrático como en el socialismo estatal, echan mano de manera mentirosa; ejemplos, “garantizar el pleno empleo de la mano de obra, el acceso a los servicios de salud y educación, la libre expresión…”, el funcionamiento y respeto por el Estado de derecho; que actúen los burócratas sin corrupción y sin acaparadores de los privilegios de la cosa pública. Por ser todo ilusión, eso -escribe- es “Utopía”. De otro lado, cuando las dictaduras de facto y la desigualdad que crean inequidad se convierten en permanentes “hasta llegar a extremos que deberían ser intolerables, pero la gente los acepta como algo inevitable, a esto se le llama “una distopía”. Y concluye: “Ese es el caso de Colombia y lo que se discute no es la necesidad de una reforma, sino el alcance de ella como cambio institucional” [su último artículo].

Buitrago, docente de sociología en la Unilibre, sus discípulos lo recuerdan por la claridad y rigurosidad de su magisterio. De la combinación de saberes con destino a la laboriosidad, conceptuó: “Las fallas en la enseñanza del lenguaje y las matemáticas – que aún no se reconocen como inteligencia artificial y se siguen presentando como enigmas fruto exclusivo del cerebro biológico – producen falsos enfrentamientos entre seres vivos y máquinas digitales cuando sería posible ver el progreso tecnológico como una ayuda inmensa y no como el enemigo que nos amenaza”.

“(…) La formación de personas capaces de ganarse la vida aprovechando nuestras riquezas naturales sin destruir el equilibrio ambiental es asignatura pendiente. Tenemos que dotar de mano de obra bien remunerada a la tecnología agroindustrial del futuro”. “Cada ciudad ofrece oportunidades y cada una tiene también limitaciones que harían fracasar emprendimientos que no las reconocieran. La creación de nuevos empleos no es tarea que pueda dejarse al azar. Identifiquemos los negocios que pueden prosperar en Pereira y orientemos la enseñanza para que los jóvenes puedan vincularse a las oportunidades que esos negocios generan”.

***

Continuará en próxima entrega.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -