13.3 C
Pereira
viernes, julio 19, 2024

Insistamos sobre temas relevantes

Es tendencia

- Advertisement -

Julián Cárdenas Correa

Columnista

El político y líder comunista ruso, Lenin, en una entrevista a un periódico de los Estados Unidos lanzó una frase que se hizo famosa: “No hay medio más sutil ni más seguro de trastornar las bases existentes de la sociedad que pervertir su moneda”.

¿Y cuál es el medio para que ese proceso llegue principalmente al pueblo? ¿Cuál el mecanismo que se irriga, poco a poco, y va, efectivamente; trastornando a la economía y en general a la sociedad? Obvio, la inflación.

Si la inflación se sale de madre, las clases menos favorecidas del país serán las más afectadas, y eso será, uno más; componente para ayudar a que la izquierda del país se posicione. El discurso de derecha en 2022, referente a la JEP y cosas similares, creo que poco eco tendrá. Con pérdida de poder adquisitivo las prioridades han sido a través de la historia, revertirlo; no enfocarse en otros temas.

¿Por qué insistir en este tema? Porque ya no son señales, son datos concretos y evidentes que preocupan y no podemos calmarnos o restarle importancia, por la baja inflación de octubre (dizque matizada por el día sin IVA), sino que debemos ver más datos cercanos.

El costo de la mano de obra para recoger café en nuestra región cafetera, se ha incrementado entre un 30% y un 70% y en plena cosecha pues los costos se dispararon. Esto, obviamente, hace que los buenos precios en la Bolsa de Valores de Nueva York no se traduzcan en beneficios directos para nuestros caficultores.

Pongo este ejemplo porque es necesario tener una visión holística y dejar de cacarear lo mismo: los subsidios son los responsables de la escasez de mano de obra.

En lo personal creo que hay hipocresía en algunos temas. Los liberales ortodoxos o economistas clásicos, defienden y exigen la no intervención del Estado en casi nada… pero en tiempos de crisis saben que sólo el keynesianismo salva a los países y sus economías. O sea son liberales en “tiempos de paz”, pero aceptan el keynesianismo en “tiempos de guerra”.

En un país tan pobre como el nuestro, es una tontería creer que podremos acabar con los subsidios que ya existen por lo menos en esta generación. Ahí toca avanzar y buscar ser más creativos. Abrir la mente implica también que sigamos adelante y dejemos de creer que lo único que afecta el costo de mano de obra es la escasez de la misma, por los subsidios.

¿Afectan? Obvio, claro que sí. Pero debemos reconocer que no es eso lo único. Hay actividades que con subsidios o sin subsidios están amenazadas desde la disponibilidad, o sea cada vez será menos personas las que querrán ofrecer su mano de obra para las mismas; pero eso exige unas reflexiones más profundas, más serias que lo que puede ofrecernos TikTok e Instagram.

La reflexión causal asigna un especial rol a la alta inflación al ascenso del totalitarismo en Europa en la época pre Segunda Guerra Mundial. Es bueno que sepamos que necesitamos buenos timoneles para dirigir el país y que entiendan un poco de economía.

La izquierda, el totalitarismo y la inflación, han tenido buenas relaciones a través de la historia.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -