20.5 C
Pereira
miércoles, abril 17, 2024

Inequidad con la educación privada

Es tendencia

- Advertisement -

El MEN (Ministerio de Educación Nacional) y su ministra la Dra. Aurora Vergara Figueroa,  lanzaron con bombos y platillos el nuevo programa de beneficios gratuitos a estudiantes  universitarios llamado “Puedo Estudiar”; designándole una partida económica -la más grande  en la historia de Colombia- de 2, 8 billones de pesos que hacen parte del monto aprobado por  la cartera en el Presupuesto General de la Nación (PGN). Hasta ahí todo bien. Además, cambió los requisitos, enfatizándose especialmente, según la filosofía del gobierno y por  supuesto del MEN, en Población Indígena, pueblos Rrom, comunidades negras, afro, raizales  y palenqueras, población víctima del conflicto, en condiciones de discapacidad, campesina y  población privada de la libertad. Esto presentado como si nunca se hubiera hecho. ¡Se ha  hecho y mucho, tanto en las Universidades públicas como privadas! 

Además, se acabaron las restricciones en términos de edad; antes, acceder a este beneficio  requería una edad de 14 a 28 años máximo, ahora con este decreto se pueden “eternizar” en  las instituciones sin límite de edad ni de aplazamientos en su carrera. Estudiantes “bombril” o  “chupa sangres” del erario del estado. Otra perla es que los desembolsos del gobierno a los  candidatos a estudiantes no se harán por el Icetex, serán directamente del MEN. Huele a  política. Y la cereza del pastel, dicho programa solo aplica para las 67 instituciones de  Educación Superior Públicas y acreditadas del país. Todo un despropósito y atentado directo  a la inclusión que tanto el gobierno prédica.  

¿Dónde quedan las Universidades privadas? ¿Les incomodan? ¿Por qué este desconocimiento  de su papel en la construcción de equidad y paz en Colombia? Se equivoca de principio a fin  el Gobierno Nacional excluyendo las Universidades privadas de los beneficios del programa  de gratuidad “Puedo Estudiar”. Educación estatizada es un pésimo mensaje y síntoma para  cualquier democracia. Los últimos informes del ICFES – al mes de febrero de 2024- y  publicados ampliamente y de manera detallada por el columnista de este mismo periódico,  Dr. Benavides, prenden las alarmas de una región cafetera que en materia de educación  superior no logra situarse en el concierto nacional como una región atrayente para formarse  como profesional.  

Los pésimos resultados de las pruebas Saber Pro y Saber TyT, así lo confirman. Estamos muy  por debajo de los estándares de calidad y cobertura en el concierto nacional. Mucha  deserción, pocas matriculas, una muy “tímida” inversión en formación de maestrías y  doctorados a nuestros profesores, plantas físicas cada vez más obsoletas y mínimas en  proyección hacia una educación virtual, y muchas deficiencias más. Parece ser que, a los  líderes políticos, gremios y académicos se les olvidó mirar hacia un fin común: hacer de  Pereira, dada su privilegiada ubicación geográfica, una gran ciudad universitaria.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -