29.2 C
Pereira
miércoles, febrero 28, 2024

IGNORANCIA DELIBERADA Y MALICIOSA

Es tendencia

- Advertisement -

Se dice en Colombia, “Tiene mas malicia un gato de porcelana”, para mostrar un comportamiento social inadecuado, pero aceptado por mayorías que presumen ser ignorantes, pero son más avispas de lo que se cree. Algunos colombianos se prevén de ilitrados o torpes, pero son vivos-bobos; lo grave del problema es cuando la realidad supera la ficción. Colombia es un Estado fallido, gracias a su población que permite que el Gobierno que elige lo desconozca, con la anuencia permanente de sus decisiones. 

Estado es y seguirá siendo la población que habita un territorio, dándole sentido y determinando un gestor para que cumpla con sus deseos siempre y cuando sean sensatos, siendo la desgastada democracia la que lo determina. El pueblo colombiano elige un Gobierno para que lo ataque y sin respuesta adecuada, lo aplaude y certifica; “porque te quiero te aporio” es la consigna.

Los pocos pensantes, políticamente correctos, entienden que el poder popular debe y debería ser soberano; pero los muchos insensatos miran de soslayo a sus naturales contrincantes y los tildan de vota corrientes, descontextualizados en razón de sus posturas adecuadas en marco lógico. Pensar al derecho es de izquierda y no pensar es de centro, porque la derecha siempre permanecerá enhiesta sin que nadie atine a descubrir, la razón de sus ambiciones particulares. Así las cosas, es válido colegir entonces, como conclusión filosóficamente parroquial, ¿la derecha funcional e ignorante siempre ejercerá dominio frente a la mayoría de izquierda “inteligente”, en razón a su aceptación tácita por admisión democrática del supuesto conglomerado revolucionario que hoy esgrime ser progresista, pero no sabe por qué?. “Una cosa piensa el burro y otra el que lo enjalma” dice un adagio popular, el cual se ajusta a tan exorbitante realidad.

Tanto la derecha reaccionaria como la izquierda revolucionaria se unen en la misma apreciación: actuar según conveniencia, sin importar que el colectivo delibere aun pensando en el bienestar común. Soy y seré un individuo egoísta, poco me importan los demás, si y siempre si, el objetivo sea Yo en el universo cognitivo, sin considerar para nada que la suma de individuos, nunca comunes, son los que forman un colectivo y con ello una esperanza social; así nunca se llegará a ningún Pereira.

Siendo esta la tendencia y comportamiento territorial; solo hace falta contar con medios de comunicación social capaces de alienar bajo la percepción descrita: “oigo, pero no escucho sino lo que me convenga”; “veo, pero no observo” y así soy feliz, sin comer perdiz.

Da grima observar y escuchar los grandes medios de comunicación, cuando reconociendo sus equivocaciones, siguen percibiendo la ignorancia popular como su mejor “reating”. Decir que la reforma a la salud es relativamente buena, pero es mala porque la promueve Petro, es un adefesio moral e intelectual descarado y lo que es peor, visible, aceptado y legitimado por muchos, deliberadamente manipulados por fuerzas del poder, contrarias a los intereses de una colectividad de menor opción. Decir que la actualización catastral es necesaria, pero al estilo Petro es una expropiación, es definitivamente una burrada intelectual por desconsiderada, ignorante y maliciosa; da pena ajena.

El ministro de Salud Alfonso Jaramillo afirma, con todo sustento, que en épocas del corona virus, la humanidad fue sometida a un experimento que afortunadamente funcionó a pesar de millones de muertos. Por analogía se afirma que el pueblo colombiano fue sometido a un experimento, al hacer de la salud un negocio; mediante la Ley 100 es también cierto, con la diferencia que no funcionó y causa miles de muertos y enfermos sin consideración humana en particular con los más vulnerados, porque todos son vulnerables. Solo resta para decir que Congresistas regionales, Gallo, García y Giraldo (las tres G) dicen ser representantes auténticos del pueblo (todos) y anuncian su ataque certero al pueblo mismo; anuncian que negaran la reforma a la Salud por inconvenientes económicos sutiles, negando de paso un derecho eminentemente popular. Afirman, sin asomo de vergüenza, que con esta postura aspirarán a su reelección, porque el pueblo es maliciosamente ignorante; convencidos de que son su voz, amanecerá y veremos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -