27 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

HISTÓRICA LUCHA ENTRE OBRAS Y SAMANES

Es tendencia

- Advertisement -

Buscando fuentes y archivos para la tesis de la maestría, me encontré con un artículo de prensa del Antiguo Diario de Emilio Correa titulado, “UNA BARBARIDAD”, dicho artículo data del 3 de marzo del año 1945, donde se rechaza vehementemente la desforestación de árboles ornamentales de la ciudad debido a la construcción de la avenida de la circunvalar, dicho artículo describe lo siguiente: “Van a derribar arboles de la carretera la Circunvalar, en el sector denominado avenida Mosquera, ósea del cuartel hacia el oriente, ¿Quién se atreve a tomar hachas y machetes para derribar carboneros, balsos, samanes y payandées?, ¿acaso es necesario pavimentar un ancho de 15 metros?, no, no es necesario ya que con 10 metros es suficiente. La ciudad cuida de sus árboles porque los necesita, para comodidad y embellecimiento se han sembrado. Pedimos al honorable Concejo que en ningún caso vaya a permitir semejante torpeza, no estamos para destruir, la ciudadanía será movilizada a ese sector para impedir tal error si eso se llevara a efecto. ¿Pero quien ha tomado tal iniciativa, quien ha pretendido formular semejante ocurrencia?. El Ingeniero Drews Castro pavimentará según contrato la zona que el Concejo determinó, por eso insistimos en pedir al Concejo, que reglamente una zona de 10 metros para conservar la excelente arborización. Sabemos que hay hombres ecuánimes donde allí se ponga coto a semejante destrucción de nuestros arboles”.  Según este articulo y otros que lo refieren, dichos arboles de manera inclemente darían paso a la construcción de la nueva avenida, la tala la realizarían los soldados de artillería del batallón San Mateo, que en artículo del 8 de febrero lo catalogan como una zona de desastre, un verdadero “bramadero de la naturaleza”. Como una enseñanza que muchos desconocen y que se repite en el tiempo, Hoy 79 años después, la historia vuelve aflorar con la construcción en Galicia Cerritos del retorno de las vías del Samán, donde los grandes damnificados serían cerca de 550 samanes y otras especies que están en peligro, individuos que tienen más de 50 años, siendo un símbolo del ornato y la belleza a la entrada a la ciudad desde el norte del valle, sin mencionar la importante labor que cumplen en la descontaminación ambiental. Es una verdadera pena y osadía bautizar tal obra sobre el arboricidio que se piensa realizar, “una obra en honor a la naturaleza destruida”. La firma constructora asegura que el impacto ambiental es mínimo, y que los árboles talados se reducirán a una centena, situación que deja muchos interrogantes al respecto, comenzado desde sus diseños, donde al gobernador saliente y entrante, impulsadores del proyecto, parece que les hubiese importado un carajo el daño ambiental que se iba a producir, haciéndose de la vista gorda al respecto. Situación parecida con la autoridad ambiental, La CARDER, la cual tiene enormes deficiencias operativas para prevenir y detectar los daños que pasan por el visto bueno de la oficina sectorial, situaciones que solo detectan de manera tardía cuando el daño ambiental ya está hecho, eso sucede por invertir más en burocracia que en control ambiental operativo. Es importante aclarar que no nos oponemos al desarrollo vial y de infraestructura, pero lo que no se puede tolerar es la falta de previsión y sensibilidad por la protección del medio ambiente. Por fortuna un grupo de ciudadanos y organizaciones ambientales liderados por la dra Amparo Jaramillo de Drews y Ana Cadavid, se dieron a la tarea de implementar una veeduría ciudadana que pusiera el tate quieto a semejante desastre natural; el día martes de nuevo fue suspendida la obra por orden del tribunal Superior Administrativo de Risaralda por acción popular, menos mal todavía existe ese sentimiento de civismo y protección de la ciudad heredados desde tiempos atrás, como hace referencia el artículo de prensa del año 45.

Para estar informado

- Advertisement -

1 COMENTARIO

  1. Sabe usted señor periodista cuánto vale el traslado de cada Saman, alrededor de 100 millones de pesos cada uno, eso puede llevar a que la obra no se realice, por eso existe la reposición arborea y dicho sitio tendrá más árboles, la obra es super importante porque se está salvando muchas vidas humanas, Sensatez por favor.
    Wimel31

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -