18.7 C
Pereira
miércoles, abril 17, 2024

GRACEJOS

Es tendencia

- Advertisement -

Hallarse inmerso en el universo incomprensible del mayor adulto, genera incontables e inmensas emociones, en veces incontrolables y hasta difíciles de interpretar serena y adecuadamente. Y en ese mar de acontecimientos pasados y contemporáneos, entre otros y de los incomparablemente curiosos, son aquellos encargados de las bromas, ahora “bullyng” y en especial, elocuentemente asimilables e identificables constructivamente con todos ellos, no obstante, el ocaso oscuro y nebuloso al cual llegan finalmente. Aspectos en modo alguno inesperados o ensayados, en cuanto eran avizorados desde la época en cuyo lugar estaba la fila preferencial o las damas, caso excepcional, cedían el puesto o el asiento, síntomas y señales inequívocas del futuro. Ni qué decir de las “montadas” gritándonos a voz y en cuellos, “Se acabó la alegría del hogar”, respecto de las obligaciones de todo esposo o cónyuge. Es acertado, evidente y demoledor el acercamiento repentino, no concertado y el saludo imperativo ineludible y espontáneo: “No nos vemos sino en los entierros o en las clínicas y hospitales”. Soltando al unísono una risita nerviosa y no menos ridícula, redondeando el sorpresivo y ejemplarizante tope. La tapa del cóngolo aparece en los eventos donde el compromiso social, familiar exige la asistencia a honras fúnebres, no faltando el gracioso, increpándole la irónica y fulminante sentencia impregnada del apelativo cruel: “Estreno” y la respuesta a la pregunta del porqué, exaltándola el otro sarcástica y puntualmente: “Próximamente en esta sala”. El tema posee su encanto, en medio de la atmósfera nefasta y quizá lúbrica, en el cometido de convertirse el ciudadano considerado anacrónico, en instrumento de diversión, para la generación en progresión. Posiblemente resulta algo incoherente y en desuso, el recurrir a estas alturas del partido, a destinar un espacio tan valioso, en sutilezas de semejante condición. Empero la intención, allende el propósito sano de lucubrar y especular en la cotidianidad, pretende buscarles salida a las presiones del alma, manifestándolas en el sentido coloquial, sacándole, aun forzadamente, una sonrisa al entorno, a la depresión, a los vaivenes contradictorios del sistema, a las volteretas de la existencia, ahuyentando los demonios de la ira, el odio y el resentimiento. Es saludable revertir todas aquellas sensaciones de carácter y naturaleza negativas, toxicas y contraproducentes, en un esfuerzo por propiciarle a la mente un agradable campo de reencuentro y dirigido hacia distinto horizonte de esperanza, en parte alguna, de resignación o de escape. Los caminos de la vida contienen terrenos fáciles de recorrer, pero también llenos de obstáculos y de incomodidades, siendo necesario acudir a herramientas de la categoría mencionada. Infrecuentemente es edificante y provechoso, echar mano de los andariveles, a efecto de no caer en la cuneta.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -