21.2 C
Pereira
viernes, junio 21, 2024

FUNCIONARIOS

Es tendencia

- Advertisement -

“funcionario está para que le funcione al público y nosotros haciéndole venia”

Garzón.

En nuestra sociedad, se supone que los funcionarios públicos existen para servir al ciudadano, facilitando la gestión de trámites y asegurando el bienestar común. Sin embargo, la realidad frecuentemente dista mucho de este ideal. Demasiadas veces nos encontramos con funcionarios que parecen gobernando un reino feudal, con arrogancia y desdén. Es lamentable que lo que decía Garzón, capture tan bien esta problemática, casi treinta años después.

La burocracia se convierte en una barrera infranqueable. Documentos perdidos, filas interminables y una atención que oscila entre la indiferencia y el desprecio. Los ciudadanos, que deberían ser atendidos con eficiencia y cortesía, se ven obligados a someterse a la voluntad de estos funcionarios que, parecen disfrutar con la creación de obstáculos innecesarios. Convirtiéndose en personas déspotas, cuando en realidad están cumpliendo una función por la que ya están siendo remunerados.

Este fenómeno no solo retrasa y complica los procesos administrativos, sino que también erosiona la confianza de la ciudadanía en las instituciones públicas. Cada experiencia negativa alimenta una sensación de impotencia y frustración. Los ciudadanos, que deberían ser los beneficiarios de un sistema eficiente y transparente, terminan viendo al aparato estatal como una máquina, más preocupada por mantener su poder que por cumplir con su propósito de servicio.

Es crucial recordar que el poder y la autoridad conferidos a los funcionarios públicos provienen del mandato ciudadano. Ellos no son soberanos de un principado, sino empleados al servicio de la comunidad. La prepotencia y la falta de empatía no solo son inaceptables, sino que también son una traición a los principios de servicio público.

En última instancia, se debe fomentar una nueva ética de servicio, en la cual, los funcionarios públicos vean su rol como una vocación al servicio de la comunidad, y no como una oportunidad para ejercer poder arbitrario. Solo así podremos crear un entorno en el que los ciudadanos sientan que el sistema está verdaderamente diseñado para funcionar a su favor, y no en su contra.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -