22.4 C
Pereira
lunes, mayo 20, 2024

Fortalecimiento de los partidos

Es tendencia

- Advertisement -

Alberto Zuluaga Trujillo

Columnista

Sin lugar a dudas uno de los principales objetivos de nuestra Carta Magna? promulgada en 1991 fue la apertura del sistema pol?tico a nuevas fuerzas con el prop?sito de reducir la hegemon?a del sistema bipartidista, Liberal y Conservador. Entendido as?, el ?xito fue may?sculo pues se logr? la presencia de nuevos grupos que dieron origen a numerosos partidos, movimientos y organizaciones políticas, que se creaban seg?n las conveniencias electorales. Sin embargo, una mayor apertura del sistema pol?tico, no signific? una mayor organizaci?n antes, por el contrario, se tradujo en un debilitamiento gradual de las agrupaciones tradicionales pero, sobre todo, en un detrimento de la democracia que requiere de partidos fuertes para representar adecuadamente a los diferentes sectores ciudadanos. Con la entrada en vigencia del Acto Legislativo 01 de 2003, se introdujeron importantes cambios en el r?gimen electoral y en el sistema de conformaci?n de nuevos partidos.

 

Figuras como el umbral, la cifra repartidora, las listas ?nicas y el voto preferente, apuntaron a reducir el n?mero de grupos en contienda y a fortalecer los partidos y movimientos con mayor arraigo en la sociedad. Al igual que la elecci?n popular de alcaldes y gobernadores en las que se busc? que las autoridades más cercanas al ciudadano como los son ellos, fuesen elegidos por el voto directo de quienes van a ser sus gobernados, result? a la postre una formula vergonzosa? de manipulaci?n y compra de votos, de id?ntica manera la elecci?n por voto preferente de los representantes nuestros en las corporaciones p?blicas corri? la misma suerte. La corrupci?n, que todo lo da?a, ha hecho de esta una práctica nefasta pues, en la inmensa mayor?a, esas clientelas est?n soportadas en la compra de votos, favores y cuotas de poder en las correspondientes administraciones.

 

A pesar de sobrar evidencias sobre el papel que juega el voto preferente como recurso clientelista, la imposici?n de las listas cerradas acabando con las abiertas o voto preferente tampoco garantizar?an la transparencia en la elecci?n, a no ser que se obligue de manera perentoria que estas sean producto de una amplia convenci?n o consulta partidista y no del uso del bol?grafo de quien se crea due?o del partido, que es lo que en el pasado vici? este regio procedimiento que los fortalec?a y unificaba, sometiendo al elegido a la autoridad de la colectividad que lo respalda.

 

El presidente Duque a fines del año pasado en la posesi?n de los nuevos magistrados del Consejo Nacional Electoral, les pidi? ser verdaderos aliados para que las reformas al sistema electoral sean aprobadas por el Congreso, haciendo ?nfasis en la eliminaci?n del voto preferente, en el estudio de los mecanismos de democratizaci?n interna de los partidos, la financiaci?n p?blica de las campa?as y, sanciones dr?sticas para dirigentes y colectividades que violen los topes de financiaci?n e incurran en delitos contra los sufragantes. ?Alcanzaremos a estrenarlas para las elecciones de octubre? Amanecer? y veremos. Por lo pronto, urgen como mecanismos para fortalecer la democracia.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -