21 C
Pereira
domingo, marzo 3, 2024

Estancados en el IPC

Es tendencia

- Advertisement -

En el marco de la conmemoración de 25 años de actividades, la Corporación Transparencia por Colombia ha presentado al país las cifras del Índice Mundial de Percepción de la Corrupción, IPC, 2023; compilado por Transparencia Internacional.

El análisis del informe señala que el 95% de los países que incluye el IPC “solo han conseguido avances mínimos o nulos desde 2017”; lo que trasluce un estancamiento en los resultados de la lucha contra la corrupción en el mundo. Además, establece una novedosa convergencia entre los bajos puntajes del Índice de Percepción de la Corrupción y los del Índice de Paz Global y concluye: «Existe un nexo evidente entre esta violencia y la corrupción: los países que tienen las puntuaciones más bajas en este índice también tienen puntuaciones muy bajas en el IPC. Los gobiernos asediados por la corrupción carecen de capacidad para proteger a las personas y, a su vez, en esos contextos el descontento público tiene más probabilidades de transformarse en violencia.»

En los resultados de Colombia, encontramos que obtuvo 40 puntos sobre 100 posibles, lo que nos mantiene en el rango de países con puntajes inferiores al promedio, donde hemos permanecido por más de una década. Con esa calificación estamos en el puesto 87 entre los 180 países del Índice, un poco mejor que el lugar 91 del año anterior y el mismo de hace dos años.

Transparencia por Colombia anotó que: «Es importante reconocer y hacer énfasis en que la corrupción no solo envuelve la pérdida de los recursos públicos, sino que tiene efectos nocivos en diversos ámbitos como el medio ambiente, deja víctimas y causa graves daños individuales y colectivos. De aquí que sea recomendable abordar la corrupción desde un enfoque más amplio que aborde su relación directa con otros delitos, la vulneración de los derechos humanos y la reparación de los daños y las víctimas.» 

Esos efectos nocivos convierten en víctimas a personas que tiene la mala fortuna de cruzarse en el camino de los corruptos. En diciembre pasado la Corporación VIGÍA Cívica realizó, para Transparencia por Colombia, un documental con los rostros de la corrupción en Risaralda: Un precandidato a la alcaldía de Dosquebradas, que ahora, exiliado en el exterior, sobrevive de labores de construcción, por atreverse a denunciar un entramado de corrupción; unos campesinos de Balboa que deben cargar sus cosechas al hombro porque un contratistas corrupto construyó solo un lado de las placas- huella que le habían adjudicado y unos obreros a quienes, al reclamar salarios que no les pagó un contratista que se esfumó, les dicen que vayan a cobrarle al Clan de Golfo, el verdadero dueño del contrato; son solo una muestra conmovedora de los daños que hace la corrupción fuera del Estado.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -