16.4 C
Pereira
jueves, abril 18, 2024

Estamos solos

Es tendencia

- Advertisement -

Lisandro René López Martínez

Columnista

El mayor efecto de la pandemia en algunos seres humanos, sin duda, es el amor por la soledad y la agudización de aquel perfil “cusumbo solo”. La soledad hay que sentirla porque tiene sus propias estructuras, leyes,  significados y, por tanto, el que se halla en esa situación la asume consiente al ser una forma organizada de la vida humana. Como ha señalado Sartre “una emoción remite a lo que significa o pensar lo que significa la totalidad de las relaciones de la realidad humana con el mundo”. Ciertamente, lo que ordena la emoción es su percepción en nosotros porque somos nosotros los que buscamos soluciones ante los problemas. Si fracasamos, nos irritamos, entre la búsqueda y la irritación se intercala la conciencia. Las emociones han sido consideradas a lo largo de la historia como el aspecto negativo de la razón humana, posiblemente porque distorsiona muchas patologías mentales. De este modo ha prevalecido el controlar las emociones a través de la razón.

El hombre es el único ser que se siente solo y el único que busca comunicarse para olvidar su nostalgia. Un miedo total inunda su cuerpo. La intimidad no queda vinculada a la estimación social, el hombre en esta situación necesita no romper el mundo que le vio nacer, crecer y, con ello, regresa al amor de la familia y a su educación, para condensar otro en su imaginación que pueda ser a la vez menos  peligroso y terrible, pues el solitario se deja llevar por lo que anhela hasta llegar a la separación de un   mundo poco amistoso , sin saberlo, porque está envuelto en una constante búsqueda de actitudes, comportamientos, conductas que cautive su alma y la sonrisa. Posiblemente, la soledad le facilita la labor para deshacer los vínculos sociales, religiosos, reconstruyendo a la vez una organización ficticia que le conduce a desconocer los ojos del que lo observa, creando su propio rito intimo como modo de vida. Así, genéricamente se puede decir que la soledad “evoca algo que el individuo padece, que le sobrepone, que le afecta y que no depende de él”. Sin embargo disfruta día a día su soledad.

wwwlisandrolopez.blogspot.com 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -