20.4 C
Pereira
jueves, mayo 23, 2024

ESCAMPAVIA- Reelecciones exitosas o ruinosas.

Es tendencia

- Advertisement -

Tanto las reelecciones, como la duración del período de quienes administran son buenas cuando la persona y su programa son buenos y mala cuando ocurre lo contrario; como el riesgo de lo malo es muy alto, las normas restringen las reelecciones. 

Singapur, la ciudad estado, después de su independencia de Malasia, fue gobernada por más de 30 años por Lee Kuan Yew, quien la transformó de ser una de las regiones más atrasadas del planeta, en la próspera y muy rica ciudad estado, tarea particularmente difícil dada la composición de su sociedad, multi cultural y étnicamente diferente, logró un entorno urbano donde diversas religiones, costumbres, y razas convivieran en entornos bien diseñados y se convirtieran en una sociedad que produce y vive en el primer mundo; este es un caso de una reelección exitosa, cosa que no es común. 

Al otro extremo de la ecuación se sitúan aquellos gobiernos que hoy, conocedores del fracaso de la tesis comunista o socialista radical, han cambiado de  nombre y siguiendo la práctica de modificar las palabras para con ello dar la impresión de haber cambiado la esencia, hoy se llaman progresistas, todos ellos han, con del disfraz de democracia, conseguido la reelección perpetua, que conduce a la tiranía, a la falta de controles y al abuso del poder, como ocurre en: Corea del Norte, Cuba, Venezuela, Nicaragua o Rusia y se había establecido en todos los países de la Cortina de Hierro, los cuales hoy reviven de la tragedia a la que los condujeron los gobernantes que se enriquecieron y vulneraron todas las libertades de la población y conservaron para ellos todas ellas.

Las reelecciones buenas y malas hacen que el debate no se resuelva con facilidad; particularmente cuando los casos de apropiación de lo ajeno son de común ocurrencia en nuestro país, aunque también es cierto que no es la norma, hemos conocido de funcionarios públicos eficientes que bien le han le han servido a Colombia. 

La burocracia estatal: los ministros, los altos funcionarios del estado y de otro lado los gerentes, los políticos y empresarios corruptos se apropian de lo ajeno: las Cámaras de Comercio, los  Comfamiliares, las federaciones o empresas que captan dineros públicos por graciosa concesión del estado, las asociaciones sin ánimo de lucro creadas para estos repudiables e ilegales prácticas, algunos sindicatos, son casos que degradan el sagrado compromiso de velar por lo que de otros es.

Los altos dignatarios que colocan a todos sus parientes: esposos trabajando en la misma dependencia, contratos para parejas y los millonarios desembolsos para pagar favores económicos en la financiación de sus campañas, es una situación que no es novedad, pero se ha desbordado a niveles intolerables.

Se pregunta el país si el actual mandatario se perpetuará en el poder aupado por mercenarios importados y por sus cortesanos, apoyado en el discurso de las gigantescas mayorías que le han investido de facultades sin límite. En efecto, se presentó a unas elecciones de su partido contra una sparring, como se llama en boxeo a quien solo sirve para practicar, y luego, dado que no consiguió siquiera la mitad de los electores, se presentó a la segunda vuelta, contra un contendor fantasma quien no hizo campaña, no visitó a nadie y a la larga era su simpatizante tal como lo afirmó en público; los números son evidentes, en la primera vuelta Petro obtuvo 8.527.768 votos, mientras sus oponentes registraron 12.563.222, con una participación de la mitad de los electores aptos, no es cierto que la abrumadora mayoría lo habilita para cambiar por decreto lo que la democracia reserva para otro poder y menos para imitar a los vecinos que eliminan la norma suprema para asumir el poder supremo.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -