23 C
Pereira
jueves, julio 25, 2024

Escampavía

Es tendencia

¿SERÁ POSIBLE?

PARADIGMAS CIUDADANOS

Busca por dentro

- Advertisement -

Juan Guillermo Ángel Mejía

Columnista

Que la presidente de la Cámara de Representantes sea culpable por haber copiado sin poner comillas el trabajo de otro abogado es un hecho grave que, a pesar de no ser una novedad en un pais en donde la propiedad ajena no se respeta, es de todas maneras un delito en una persona que tiene dignidades que obligan; ese no es el punto, el punto está en que quien está encartada fuera condenada sin haber sido vencida en juicio, cosa que tampoco es novedad en Colombia donde se condena desde: los micrófonos, las redes y particularmente por cagatintas que extorsionan con el disfraz de periodistas, lo inusitado del caso es que la sindicada fuera condenada por una facultad de derecho, donde se enseña que nadie puede ser condenado sin haber sido vencido en juicio, cosa que viola derechos fundamentales, lo que tampoco es novedad en Colombia donde sus supremas Cortes, se ponen por encima del elector primario, violan los derechos adquiridos, y condenan por acciones cometidas antes de que se adopte la ley, “en estas estamos Pedro y vos cortando orejas”.

Leímos en La República los escritos de Eduardo Lora y Guillermo Trujillo sobre el mal manejo que se diera a la venta de futuros por parte de las cooperativas y la Federación Nacional de Cafeteros, dicen que: La Federación ha venido haciendo compras de café a través de sus 33 cooperativas usando contratos de futuros,  recuerdan como la Cooperativa del Huila, en el pasado, perdió mucho dinero por el incumplimiento de los agricultores; el hecho real es que esta vez las compras involucraron y en gran medida a  todas las cooperativas, las cuales están abocadas a una quiebra de proporciones, puesto que los campesinos no quieren entregar el grano a menor precio, dada la bonanza actual.

Lo hecho, hecho está, la pregunta es, ¿quién debe pagar los platos rotos?, dicen los analistas Lora y Rebollo que:

1.- Los contratos comprometen a la Federación y a las cooperativas, más no a los caficultores. 2.- Los cultivadores no recibieron dineros del Fondo Nacional del Café y por lo tanto no son responsables por el mal manejo de los recursos públicos. 3.- “Es evidente que el mecanismo de compras a futuro quedó mal diseñado y no aprendió de sus deficiencias anteriores”

Los compromisos internacionales deberán atenderse, así que la Federación dice que los caficultores deben darse la pela pero no tiene instrumentos legales para lograr cobrar lo incobrable, entonces como los de ruana no le pararon bolas al “yo cumplo”, con el que las entidades responsables pretenden que los caficultores entreguen el grano a menos precio, las cooperativas acuden a la Federación y ella ahora sale a meterle al mano al  Fondo Nacional del Café, ente que administra dineros públicos y por lo tanto sujetos de control por parte de la Contraloría,  así las cosas, las pérdidas enormes tienen en la sin salida, de un lado a las cooperativas que le están incumpliendo a la Federación y esta a su vez en riesgo de incumplir a los compradores internacionales, todo por unos contratos de futuros sin las salvaguardas que son del caso en este tipo de operaciones y que tanto la una como las otras, por un error mayúsculo, como en la obra de Pirandelo, son “personajes en busca de autor”, en un país experto en responsabilizar ex post facto, dolo o no dolo de por medio.

El Banco Cafetero, la Corporaciones Financieras de Caldas y de Occidente, Café Salud, ACES, PROMOCICLO, la Flota Mercante, el Banco De Caldas, y decenas más quebraron y quienes perdieron fueron los que a la larga siempre terminan pagando para sostener una burocracia sobre remunerada e ineficiente.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -