26.7 C
Pereira
lunes, mayo 27, 2024

Es un negocio

Es tendencia

PENSANDO EN VOZ ALTA

La Vorágine

- Advertisement -

Mientras Simón resiste la tortura para no denunciar a sus compañeros de rebelión, uno de los agentes de Chávez le dice que no sea pendejo, que  no es un problema de ideas o lealtades, es un negocio y  nada de lo que el haga o hagan quienes protestan hará cambiar la situación. La escena, basada en hechos reales, corresponde a una serie de Netflix llamada “Simón” donde a través de su historia como estudiante rebelde en Caracas al  comienzo de la dictadura se destapa la verdad de la “revolución bolivariana”:  El saqueo organizado de la riqueza de Venezuela para beneficio de una minoría, amparada  en  el discurso socialista.  Allá  se destruyeron las instituciones  con la anuencia de una mayoría de votantes a quiénes se convenció que ese era el camino para acabar la corrupción y la desigualdad. Un globo que se desinfló  ante la realidad  y produjo una reacción democrática en las elecciones  de 2.015 donde se derrotó al Chavismo por abrumadora mayoría. Pero ya era tarde. Tras quince años en el poder, Hugo Chávez Frias había cooptado el poder judicial y  el ejército. Había construido un sistema paramilitar para controlar la ciudadanía, aniquilado la prensa libre y organizado el  saqueo de PDVSA que había sido el motor de la economía.  Con todo eso desconoció las elecciones y  convocó una constituyente, conformada a su amaño. Toda una empresa dedicada a la destrucción del país y lo lograron a pesar de la temprana muerte de su líder. Hoy la tercera parte de los venezolanos vive fuera de su país en unas condiciones generalmente deplorables. ¿Suena parecido? Ecopetrol, Federación de Cafeteros,  Sistema de Salud, desmoralización de la fuerza pública, anuncio de constituyente… Todavía hay tiempo, pero no mucho.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -