14.6 C
Pereira
miércoles, julio 24, 2024

Entre la incertidumbre y el miedo

Es tendencia

- Advertisement -

Fabio Castaño Molina
Columnista

Tras los sorpresivos resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales el anterior domingo, y de manera especial por la votación que obtuvo  el ingeniero Rodolfo Hernández,  muy por encima de los votos que recibió Federico Gutiérrez rodeado del apoyo de las maquinarias políticas y al parecer el favoritismo del gobierno nacional, a mi modo de ver el país ha quedado postrado ante la incertidumbre y el miedo.   La incertidumbre de que gane el candidato Hernández, calificado incluso como el Donald Trump colombiano por sus posturas radicales y un aire de populismo que exacerba los ánimos de muchos ciudadanos, máxime cuando ha tenido en las redes sociales, y en especial la de tik tok, la ventana para exponer sus propuestas de gobierno, muchas de ellas carentes de profundidad y sensatez, como aquella que busca eliminar de un solo tajo al día siguiente de su posesión en el municipio más pobre del país, los contratos de los vehículos que utilizan los muchos de los funcionarios del estado. En la otra orilla, de esta final que nos permitirá conocer el nuevo inquilino del Palacio de Nariño el 19 del presente mes de junio, aparece el candidato Gustavo Petro, quien también por sus posturas radicales de izquierda, su pasado guerrillero y simpatía a gobiernos como el de Nicolás Maduro en Venezuela, ha llenado de miedo a muchos colombianos que temen lo peor si Petro es elegido jefe de Estado. Lo cierto del caso, es que los resultados de la primera vuelva son claros en el sentido de que los colombianos reclamamos un cambio profundo. No más a la corrupción ni a las elevadas cifras de desigualdad social que vive el país. No más a los falsos positivos ni a los incumplimientos del establecimiento con las comunidades más necesitadas,  es el clamor general de la nación que se ha hecho sentir el domingo  con el respaldo a Petro y a Hernández. El ingeniero en medio de su desparpajo y su admirable autenticidad tomó como bandera la de acabar con la corrupción, volviéndose reiterativo en que va a poner fin a la ladronería que afecta el Estado. Tiene como garantía que al parecer hizo una buena gestión como alcalde de Bucaramanga y que estaría dispuesto a dejarse asesorar en los temas que no conoce. Eso sí, tiene un pendiente con la ley por un caso de corrupción en la que también está involucrado uno de sus hijos y que aún no logra resolver de manera clara. Petro por su parte, asegura que esos miedos que tratan de infundirle a la gente por sus propuestas, son una estrategia de sus contradictores políticos para evitar que llegue a la jefatura del Estado.  Asegura que su propuesta es hacer de Colombia “La capital mundial  de la vida” y una nación con una verdadera justicia social. La verdad es que muchas de sus propuestas son interesantes y realistas, pero el manto de duda que que le han tejido a su alrededor, hace que muchos duden en este momento de si lo respaldan o no. ¡Dios nos ilumine y nos llene de sabiduría a votantes y a los candidatos,  para elegir el mejor camino que lleve a Colombia por la senda de una paz definitiva y un desarrollo social y económico que haga justicia con sus reales necesidades!

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -