21.3 C
Pereira
viernes, marzo 1, 2024

En vida hermano, en vida

Es tendencia

- Advertisement -

Alberto Zuluaga Trujillo

Columnista

Nunca visites panteones,

ni llenes tumbas de flores,

llena de amor corazones,

en vida, hermano, en vida…”

Este verso es el último del hermoso poema de Ana María Rabatté, oriunda de Tamaulipas, fallecida en 2010, quien con su inspiración invitó a expresar el amor y el agradecimiento hoy y no mañana, cuando ya pudiese ser tarde. “En vida, hermano, en vida”. Y eso fue lo que la ciudadanía pereirana exteriorizó a uno de sus grandes generales tres estrellas, Juan Guillermo Ángel Mejía, quien fiel a su legado ha sabido responderle a la ciudad con generosidad y gallardía, dejando muy en alto, no solo lo aprendido de sus progenitores, sino lo inculcado desde los pupitres del Liceo de los Andes, regentado por ese estricto formador de juventudes, Juvenal Mejía Córdoba. Nuestra sangre paisa ha grabado para la posteridad infinidad de frases que, pese a su sencillez, continúan y continuarán reflejando lo que somos, cuando no, señalando nuestro norte: “Hijo de tigre sale pintado”, y bien pintado que salió. Hijo del ilustre jurista, Guillermo Ángel Ramírez, cuya trayectoria vital giró también siempre en función del servicio a su tierra haciendo parte importante de la Junta Pro Departamento, al lado de don Gonzalo Vallejo Restrepo, entre otros grandes de la época. Genes suficientes para acometer tareas de inmensa responsabilidad asumiendo a los 28 años su designación como rector de nuestra alma máter la Universidad Tecnológica, cinco años después de que lo fuera su padre, y a los 36 años dirigiendo los destinos de Pereira como alcalde. Elegido Senador de la República fue ungido como presidente de la corporación, obteniendo por su férrea defensa del primer magistrado de la Nación, el también pereirano César Gaviria Trujillo, relevante notoriedad como presidente del Congreso. Ya en retiro de la política activa gerenció y dirigió el periódico La Tarde, correspondiéndole en razón de las dificultades económicas afrontadas por la prensa del país, asistir a la liquidación y venta del mismo por parte de Vanguardia Liberal, su mayor accionista. Su última vinculación fue con el Megacable, con el que le cumplió al alcalde Maya el encargo y a la ciudad con su construcción. Veterano de mil batallas recibió el pasado miércoles 27, en el auditorio Jorge Roa Martínez, de la Universidad Tecnológica de la que se graduó y posteriormente regentó, el unánime agradecimiento “A una vida dedicada al servicio”. No se trata pues, de identificarnos con su actuar. Independiente de su formación y pensamiento, de sus convicciones y creencias, de sus yerros y aciertos, es el reconocimiento a una vida de servicios a la tierra de sus ancestros. Encontrándose en la plenitud de su madurez, tampoco es una despedida inminente. Son las gracias anticipadas por todo lo hecho antes del fin ineluctable y poder dedicarse, sin remordimiento alguno, en la intimidad de su hogar, al descanso con los suyos y al merecido afecto de quienes lo rodean. Los homenajes en vida generan alegría y solidaridad y expresan a quienes se los tributamos, cuando aun podemos abrazarlos, que sus existencias siguen colmando las nuestras. Así debiera ser siempre… en vida hermano, en vida, para poder decir como Amado Nervo: “Yo te bendigo vida, porque no me diste ni esperanza fallida, ni trabajos injustos, ni pena inmerecida; porque veo al final de mi camino que fui yo el arquitecto de mi propio destino”. Junto a Dorita, su hermosa compañera ¡Sinceras felicitaciones!

lzutru45@hotmail.com

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -