19.4 C
Pereira
sábado, febrero 24, 2024

EN PEREIRA NADIE LE TEME A LA MUERTE

Es tendencia

- Advertisement -

“La muerte es un castigo para algunos, para otros un regalo, y para muchos un favor.” -Séneca, filósofo romano.

Dan la impresión de ser muy valientes ante la parca; pero, en realidad, los pereiranos son miedosos para encarar la vida.

En la actualidad, debemos aceptar el imperativo de forced death (muerte obligada). Parece que son muy pocos los que entienden el objetivo principal del Nuevo Orden Mundial. -Para todos se impone el trazado de equilibrio en el tercer planeta del sistema solar, por orden de las grandes potencias, con obligación fulminante de disminuir la población sometida a: pandemias, alimentación contaminada, concentración elegida y a guerras fratricidas.

En los 14 municipios de Risaralda son más visitados los cementerios que las Fuentes de Vida, acogiendo la frase del filósofo chino Lao-Tsé: “Diferentes en la vida, los hombres son iguales en la muerte.”. Y… por miedo a soportar los rigores existenciales, se juegan el todo por nada en arriesgadas actividades personales y colectivas.

En el dilema de amar más muerte que vida, conviene recordar al icono cultural de la antigüedad Alejandro Magno, quien poco antes de morir (11 de junio 323 a.C.) dio orden a sus generales de cumplir sus tres últimos deseos:

“1-Quiero que los más eminentes médicos carguen mi ataúd para así mostrar que ellos no tienen, ante la muerte, el poder de curar.

2-Quiero que el suelo sea cubierto por mis tesoros para que todos puedan ver que los bienes materiales aquí conquistados, aquí permanecen.

3-Quiero que mis manos se balanceen al viento, para que las personas puedan ver que vinimos con las manos vacías, y con las manos vacías partimos, cuando se nos termina el más valioso tesoro que es el tiempo. Al morir nada material te llevas, aunque creo que las buenas acciones son una especie de cheques de viajero.”

El sábado 20 de enero 2024, mientras en Soledad Atlántico se realizó el Ceremonial de la Muerte -dentro del Carnaval del Atlántico-, en diferentes lugares de “La Querendona, Trasnochadora y Morena”, hombres y mujeres jóvenes se jugaron la vida en: casinos, bares, amoblados, zona rosa y sectores oscuros.

Cito al escultor italiano Leonardo da Vinci: “Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada produce una dulce muerte.”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -