21.9 C
Pereira
martes, marzo 5, 2024

En la esquina de mi barrio

Es tendencia

- Advertisement -

Alexánder Ríos Arboleda

Columnista

En la esquina de la cuadra donde vivo funciona una tienda y han sabido instalar una vitrina, no para exhibir golosinas, sino para una gama de accesorios entre otros pipas, papel de envoltura de cigarrillos, cajitas bien adornadas para portar la marihuana y en fin productos todos relacionados con el consumo de estupefacientes. Al parque donde llevo a Messi nuestra mascota y en ocasiones acompañado de mi nieto, grupos de jóvenes y adultos preparan  en un rito el coctel para consumir narcóticos. En las noticias anuncian la demolición por parte de la Policía Nacional de la casa número 100 donde se expendían alucinógenos. Como la pandemia restringió la movilidad de las personas no solo en lo local,  sino en su desplazamiento regional e internacional, la modalidad de los narcos ahora es reemplazar las mulas, por envíos en avionetas chárter o en contenedores. La distribución de la droga a los consumidores se sofisticó con la virtualidad. El consumo crece, no solo en los países desarrollados sino en todo el mundo. Y finalmente los muertos por sobredosis y violencia por el negocio aumentan año tras año.

Hoy dos precandidatos presidenciales hablan de frente sobre la legalización de las drogas, Juan Manuel Galán y Enrique Peñaloza. Lo hacen por la problemática que está generando este flagelo a la sociedad colombiana y son conscientes que este  tema debe ponerse sobre la  mesa a la comunidad internacional. 

Basta ya de cargar nuestra Nación con la estigmatización de la producción de cocaína y heroína. Esta ilegalidad es tan dañina tanto afuera como adentro. El señalamiento a los colombianos en el exterior es si somos parte de la cadena productiva del negocio. En nuestra tierra, para lavar el dinero, quiebran empresas legales por competencia desleal. Las cárceles están llenas de personas vinculadas por los diferentes delitos que genera el negocio, desde el muerto por cuidar una zona de distribución, hasta el jefe de la banda que no sabe explicar los millones de dólares que le encuentran en sus fincas y apartamentos. Los campesinos que bloquean vías, amenazados por las bandas criminales que quieren a toda costa impedir la erradicación. La más nefasta, utilizar estos dineros para auspiciar una revolución urbana, pagando a saqueadores y vándalos con tal de destruir el aparato productivo y acercar la rabia y el desconsuelo de la población a la búsqueda de un mesías, salido de quienes por años no pudieron llegar al poder por las armas y en todas sus formas combinadas de lucha.

Alerta Colombia. La exigencia a los candidatos demócratas y que defienden a un mundo libre, es interrogarlos sobre la legalización de las drogas, lucha contra la corrupción, reactivación económica después de la pandemia, relaciones con la dictadura de Venezuela y compromisos reales de transformación institucional.

P.D. Con gran alegría se escuchó a la institucionalidad dar vía libre a la continuación de la construcción del puente Limones en la vía La Virginia – Apia. Esta anomalía contractual no debería haberse tomado tantos años para solucionarse, es aquí en donde debe existir la justicia inmediata, para no afectar a miles de pobladores que ven en estos monumentos la desidia institucional.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -