19.4 C
Pereira
jueves, mayo 23, 2024

El sepulcro de don Quijote

Es tendencia

- Advertisement -

Alfonso Gutiérrez Millán
Columnista
Don Miguel de Unamuno fundó la cofradía de los buscadores de la tumba de Don Alonso Quijano, conocido de autos literarios como Don Quijote; y propuso que esa labor fuera encabezada por Sancho Panza, debido a que ni en la obra de Cervantes ni en los registros de parroquiales de todas las Españas hay constancia de que ese fiel escudero falleciese. Décadas después el príncipe de Asturias (hoy rey de España) afirmó que dicho sepulcro podría encontrarse nada menos que en una olvidada iglesia del valle de Atriz ¡En las entrañas de Popayán!

Pero ¡mucho cuidado!. Para ingresar a tan distinguida cofradía se necesita pertenecer a la Real Orden de la Caballería Andante; cuyo gran maestre, a través de los siglos, ha sido el caballero de la triste figura, y cuyos saberes resumen todas las civilizaciones que encontraron en la España cervantina su máxima expresión; pero, además, se exige a los recipiendarios comprobar su desprecio por las alforjas repletas de oro, ¡Ah! Y no se aceptan buscadores de atajos al ideal, que traten de llegar a la cripta por senderos demasiado amplios pretextando que son rápidos y seguros.

Porque la caballería andante, según su gran maestre: “encierra en sí todas o las más ciencias del mundo, a causa que el que la profesa ha de ser jurisperito, y saber las leyes de la justicia distributiva y conmutativa, para dar a cada uno lo que es suyo y lo que le conviene”.

Por cierto no han faltado paladines de tan regia ciencia en la región donde estaría el sepulcro, como el maestro Guillermo Valencia, quien rompió lanzas en el senado de la república con otro campeón de ilustre prosapia maicera, Antonio José “Ñito” Restrepo: cuando el payanes manifestó que tuvo la fortuna de nacer caballero el atrevido antioqueño le apuntó con redomada sorna: “Sí, como no, caballero andante ¿O andariego?. A lo cual Valencia ripostó solemne: “No lo niego, pues siempre he andado con el lanzón de Don Quijote, en busca del ideal, dejando a otros, como usía, la conquista de las alforjas”.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -