27 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

El regreso de la barbarie

Es tendencia

- Advertisement -

Rodrigo Ocampo Ossa

Columnista

Al principio del imperio romano se llamaba bárbaro, o balbuceante, a quien no podía hablar en latín. Es decir, los extranjeros. Mas tarde la palabra se utilizó para describir los pueblos galos por su ausencia de  organización y leyes escritas. Finalmente se calificó como bárbaros  a los invasores provenientes del oriente, como Atila y el Gengis Kan, cuyas hordas arrasaban con los bienes, las costumbres y las vidas de los pueblos conquistados. El gran proceso de la civilización ha consistido en superar la barbarie construyendo sociedades donde prime el respeto por el otro y las  normas sean aceptadas porque vienen de consensos sobre  valores comunes. Pero no  ha sido un camino pavimentado ni un logro consolidado.  De hecho, imponerse sobre la barbarie  has sido  muchas veces el producto de  comportarse peor que los agresores. El Papa Martín V mandó asesinar a los delincuentes que asolaban Roma en el renacimiento.

Stalin  ejecutó sin piedad y esclavizó los soldados nazis vencidos en la guerra. Y la venganza de Estados Unidos contra los terroristas que derribaron las torres gemelas superó con mucho el horror causado por estos. En esos casos el instinto prevaleció sobre la razón. ¿O  no? ¿Acaso era necesario para la supervivencia? Una pregunta difícil de responder cuando una parte de la sociedad resuelve violentar a los demás alegando la inequidad del sistema político existente, o lo que es peor, cuando se hace sin ninguna razón. Como acaba de ocurrir este fin de semana en California: un día un grupo de personas irrumpe en almacenes de marca en San Francisco y los saquea porque sí. Y en la noche del sábado una pandilla de al menos ochenta enmascarados invade Nordstrom, un almacén por departamentos, y lo arrasa en menos de un minuto. Barbarie pura, como la vivida en Colombia con el infame paro. Frente a esa barbarie las reglas vigentes son inútiles. Hay que habilitar el camino de la defensa propia, pues si no es civilizado, al menos es eficaz para preservar la vida.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -