26.9 C
Pereira
sábado, marzo 2, 2024

El presupuesto de la creación

Es tendencia

- Advertisement -

¿Hoy necesitará el universo una explicación fuera de sí mismo si ya tiene sus leyes físicas que incluso permiten pensar en una “autocreación”?

El universo tiene explicaciones naturales, que son las que investiga la ciencia. Se trata de comprender como a partir de procesos físicos muy básicos, el universo es tal como lo conocemos, con galaxias, planetas, y vida.

Los científicos hablan del modelo del Big Bang como el que mejor se ajusta a los datos experimentales que dispone la ciencia; sin embargo, hay otros modelos teóricos como el universo sin condiciones de contorno, la cosmología cíclica conforme o las teorías del multi universo, que intentan englobar el Big Bang en una teoría más amplia que evite la singularidad inicial. ¿Cuál de estas teorías experimentales terminará siendo lo que mejor explique la realidad observada?

Todas estas explicaciones parten de una verificación en las transformaciones naturales, como una realidad evoluciona en otra; sin embargo, dichas explicaciones no logran responder a la gran pregunta: ¿Por qué existe algo en vez de no existir nada?, pregunta no que no podrá tener respuesta si solo recurrimos a las leyes naturales.

Pensamos que el universo necesita una explicación fuera de sí mismo y es aquí donde interviene la Filosofía y la Teología. Creemos que no solo debe hablarse de autocreación, sino de una razón última de la existencia, que es mucho más que cuestión de una geometría extraordinariamente compleja.

La autocreación jamás podrá explicar el origen primero de la materia inicial, la evolución transcurre en el tiempo, la creación es su presupuesto. ¿La auto creación como podía explicar científicamente el salto de la materia a la vida y ésta, a una inteligencia humana, que no es producto o fruto del azar? La materia por más desarrollada que se encuentre no produce un solo pensamiento capaz de comprenderse a sí mismo, nunca advertirá que un triángulo, si se suman sus ángulos internos son iguales a ciento ochenta grados.

La escritura sagrada nunca pretende ser una explicación científica, o una clase de astrofísica o biología molecular; el relato de la creación, ante todo, nos lleva a entender que todo hombre y todo el hombre, viene de Dios, depende de Dios, y que el universo no es autosuficiente; que Dios es el Creador y Señor y no el hombre el dueño y medida de todas las cosas.

Padre Pacho

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -