13.3 C
Pereira
viernes, julio 19, 2024

El premio esperado

Es tendencia

- Advertisement -

Edison Marulanda Peña

Columnista

Una buena noticia para la literatura, lectores, lectoras y la población LGBTI: el Premio Cervantes, el más importante de la lengua castellana, para la uruguaya Cristina Peri Rossi.

Es posiblemente la escritora viva más completa de nuestra lengua, porque ningún género ha dejado por fuera de su escritura: cuento, novela, poesía, ensayo, biografía, incluso el oficio de traductora. Sin olvidar que ocupan lugar preponderante en sus textos el deseo, el exilio, el psicoanálisis, la diversidad sexual.

Su talento ha sido reconocido no solo por numerosos premios internacionales, sino que el valor de su obra es honrado  al ser estudiada de forma prolija en la academia, como lo corrobora la tesis doctoral “La narrativa de Cristina Peri Rossi” de Leyshack Sánchez Fernández de la Facultad de Filología de la Universidad de Coruña, España; el artículo de investigación “Una experiencia de límites: la narrativa de Cristina Peri Rossi” de Hugo J. Verani, que publicó la Universidad de California, entre otros.

España fue el país que la acogió cuando llegó como exiliada en 1972, perseguida por la dictadura militar de Uruguay, que en una decisión de extrema intolerancia prohibió leer sus novelas y pronunciar su nombre en el territorio.

Desde hace cuatro años varios de sus relatos en el libro “Desastres íntimos”, poemas  en “Otra vez Eros”, cuentos de “Habitaciones privadas”, reflexiones tan  húmedas como con gracia  en ensayos de “Fantasías eróticas”, el juego con el psicoanálisis y el humor en la novela “El amor es una droga dura”, iluminan las clases de la asignatura electiva Educación sentimental y erotismo que oriento desde el Departamento de Humanidades de la UTP. Agradezco a la profesora y escritora Susana Henao, que me apoyó para darle estructuración al diseño curricular.

La Real Academia Española  informó  a Peri Rossi de esta  exaltación dos días antes de cumplir los 80 años. El Premio Cervantes, equiparable a un Nobel de Literatura en castellano, solo cinco mujeres lo han recibido antes que ella, una discriminación sobre la que llamó la atención Elena Poniatowska en el discurso de recepción  de este galardón en 2013.

Finalmente, una reflexión  de Cristina Peri Rossi, sobre el poder creativo de la escritura al tiempo que una invitación a leerla para quienes no han explorado su obra, que fue menospreciada por el Boom latinoamericano: «La vida de cada ser humano es muy limitada: nace con un solo sexo, una sola familia, un solo país. No puede elegir la época en que vive ni el espacio: los inmigrantes suelen ser mal recibidos en todas partes. Tampoco elige la clase social, ni la salud, ni su rostro, ni su estatura. Frente a todas estas limitaciones, escribir me pareció desde pequeña, una superación. Por ejemplo: puedo escribir desde el punto de vista del perro que nunca fui ni seré, o del hombre o de la mujer que no soy. Leer y escribir son, pues, superaciones de las fronteras históricas, de edad, de sexo y de biografía. Pero la literatura no sirve solo para conocer lo diferente, para retroceder o avanzar en el tiempo, para escaparse del propio sexo o del espacio. A vece, la literatura es un testimonio de los problemas, los conflictos y los dramas de la realidad».

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -