18.9 C
Pereira
sábado, junio 22, 2024

“El poder para servir, no para destruir”

Es tendencia

- Advertisement -

Padre Pacho

Columnista

La palabra poder viene del latín, “posere”, un verbo que citado podía traducirse como “ser posible” o “ser capaz de”, y que emana de la expresión “pote est”, que tiene el mismo significado de la forma verbal. Con esta palabra se describe la facultad, habilidad, capacidad para llevar a cabo una determinada acción. Sin embargo, el uso más habitual es referido al control, a aquella potestad que se recibe para imponer un mandato. Así el poder se relaciona con aquella herramienta que un ser humano le otorga a otro, para que, en representación suya, pueda llevar a cabo cierto plan o programa, o control social.

Desde una visión realista podemos distinguir tres formas de ejercicio del poder: El poder del puño, es el poder autoritario, concentrado en una sola mano, cerrada, y por ello mismo, no participativo y excluyente. El poder de manos abiertas, es el poder paternalista; quien lo posee lo delega a otros con la condición de mantener el control y la hegemonía. La mano abierta es para dar palmaditas en la espalda facilitando así las adhesiones.

Un tercero, el poder de manos entrelazadas, el poder participativo y solidario, representado por las manos que se entrelazan para reforzarse entre sí y asumir juntas la corresponsabilidad social. El proyecto, su implementación y sus resultados son asumidos por todos. Las organizaciones son autónomas, pero se relacionan libremente con otras, en red, para alcanzar objetivos comunes. Es un poder que sirve a la sociedad en lugar de servirse de la sociedad para otros fines. Es el poder pretendido por la democracia. El poder-servicio, instrumento de las transformaciones humanas.

Los portadores de poder nunca deben olvidar el carácter simbólico de su cargo. Los ciudadanos depositan en él sus ideales de justicia, equidad e integridad ética. Por eso deben vivir privada y públicamente los valores que representan para todos. Cuando no existe esa coherencia, la sociedad se siente traicionada y engañada, por sus gobernantes.

Una escritora y guionista británica, J.K, Rowling, en uno de sus escritos afirma que, tal vez aquellos que son los más apropiados para tener el poder, son aquellos que nunca lo buscaron. Aquellos quienes, como tú, tienen el liderazgo, y toman las riendas por que deben hacerlo, y descubren para su propio asombro, que lo hacen bien.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -