20.5 C
Pereira
miércoles, abril 17, 2024

El Pico y Placa, no debió ser la primera opción

Es tendencia

- Advertisement -

En varios escenarios hemos sostenido que las administraciones municipales de Pereira, en los últimos 20 años, han recurrido a la contraproducente restricción de la circulación de los vehículos por el número de la placa, para soslayar su obligación de dotar a la ciudad de las vías que su habitantes necesitan para desplazarse.

Una de las inocultables causas de la congestión vehicular es que, desde que la alcaldesa Martha Elena Bedoya construyó la Avenida Belalcázar, hace 20 años, Pereira no ha tenido ninguna obra que contribuya significativamente a remontar el atraso de su red vial, mientras su población crece año tras año. El anillo longitudinal, aun sin terminar, con sus pobres especificaciones en poco contribuye a descongestionar la Avenida 30 de Agosto; la intercepción de Corales está colapsada desde su apertura y ahora la Avenida de los Colibríes que, dadas sus circunstancias, soporta la amenaza con quedar inconclusa.

Es paradójico que Pereira, que en la publicidad oficial suele hacer gala de ser el centro de un conglomerado de más de dos millones de habitantes, siga teniendo administradores con una visión miope, que le hace incapaces de ver más allá de las calles en las que pueden cobrar multas, a quienes no les importa que la nueva versión del “pico y placa” vaya a generar graves inconvenientes a la vida diaria de muchos ciudadanos que diariamente deben llevar sus hijos a estudiar, o venir a trabajar desde poblaciones vecinas o efectuar operaciones comerciales o a atender temas de salud, viniendo de los demás municipios de Risaralda, o de más lejos. 

Un estudio elaborado en la Universidad de los Andes nuestra, sobre datos, la inutilidad del pico y placa extendido a 15 horas, en Bogotá: «Por una parte y pese a lo drástico de la medida esta no logro modificar los tiempos de desplazamiento (…) Esto podría indicar que el PYPE (pico y placa extendido) no genera los beneficios esperados.»

Hubiera sido preferible que antes de perjudicar a los miembros de nuestra comunidad que necesitan desplazarse todos los días, se hubieran ensayado medidas simples como sacar de las vías obstáculos como las carretas, el estacionamiento en doble fila, el paqueo en los dos costados de una calle y la muy elemental de sincronizar los semáforos. También evitar que los conductores, públicos y particulares, se detengan taponando los cruces o bajen o recojan pasajeros obstruyendo el tráfico, además de reparar la malla vial, casi semidestruida; para que permita desplazamientos más rápidos. 

Todo lo anterior no parecen entenderlo los burócratas que, exclusivamente por politiquería, desde siempre, han sido “colocados” para administrar el tránsito vehicular en la extensa ciudad actual, sin ninguna preparación técnica en un asunto tan complejo.

Para estar informado

- Advertisement -

1 COMENTARIO

  1. Completamente de acuerdo con Ud, la reconstrucción que le hicieron a la vía por san Jerónimo de tres carriles raramente se útiles en su totalidad , solo se usa un carril , lo único que hace falta es hacer cumplir la norma

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -