14.7 C
Pereira
martes, abril 23, 2024

¿El pico y placa, medida populista?

Es tendencia

21 DE ABRIL

BILINGÜISMO

- Advertisement -

En varias ciudades de Colombia, la medida del pico y placa se extiende para todo un día y en algunas circunstancias para varios dígitos en una sola jornada. Pero el problema de la congestión vial continúa.

Entre los problemas que cada alcalde de la ciudad recibe, están la seguridad, la corrupción, y la movilidad, tema que desde el nombramiento del director del instituto se le da no una mirada técnica, sino una de carácter meramente político. Con ello empiezan las hesitas sobre el propósito del burgomaestre frente a este problema.

A pesar de la recurrencia con la que casi todo estamento de la ciudad se refiere al tema, lo que sucede con la “movilidad” —así, entre comillas — es un el lunar negro debido a la pésima gestión que se realiza desde el instituto erróneamente denominado de movilidad, un mal endémico y estructural. De su concepción y manejo más político que técnico se derivan la mayor parte de sus falencias. 

Hacer la lista de todos los males conllevaría a extenderse en un espacio de varias columnas de opinión, además, cada ciudadano que habita en esta villa de Cañarte es consciente de lo que sucede. Es claro que el pico y placa no ha resuelto el problema, lo mitiga de una forma intranscendente. La solución parte de nombrar personal técnico en el instituto, no solo recomendados políticos y la de tener presente la falta absolutamente aterradora de cultura ciudadana en nuestra ciudad, a lo cual pocos alcaldes le ponen atención porque esto no genera votos ni corriente de opinión. 

Eso de crear nuevas vías para que se puedan parquear más cómodamente los automóviles, es una muestra elemental de irrespeto hacia la ciudad. Y si a la incultura ciudadana se le anexa la falta de autoridad y de las zonas vedadas que tiene el instituto, por ejemplo, la carrera 15 entre calles 18 a las 22, por donde con seguridad pasan cotidianamente el director y muchos guardas de tránsito, entonces el pico y placa solo es un saludo a la bandera.  Se puede anexar la innumerable lista de negocios de ventas de carros y motos que utilizan el espacio público para la exhibición de vehículos y el desborde del parque automotor que tiene la ciudad. La gestión del instituto no se puede reducir a ubicar guardas de tránsito en zonas casi extramurales para poner un comparendo a la moto mal parqueada, cuando en el centro de la ciudad la congestión está desbordada. Así se demuestra la falta de visión técnica del ente encargado de la movilidad y tal vez se develan otros propósitos. 

Es necesario un enfoque a mediano plazo que piense en una ciudad más humana, incluyente, con visones como la de ciudad de 15 minutos, lo que elimina la opción de  realizar largos desplazamientos para cualquier gestión; impulsar de manera permanente planes de cultura ciudadana acompañados con la aplicación de las normas sin excusas, mayor eficiencia del transporte público, estimular el uso de la bicicleta, limitar el tráfico por zonas, diversificar los espacios en la ciudad, entre otras ideas que ya se aplican en diferentes ciudades del mundo.

Lo anterior exige planeación y prospectiva, aclarando que la ciudad está más que diagnosticada en el campo de su movilidad, entonces lo que falta es voluntad y pensar más allá del populismo mediático, pues la gestión tradicional del manejo del tráfico se queda corta y así lo demuestra la problemática de movilidad en Pereira.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -