20.9 C
Pereira
domingo, mayo 19, 2024

El Lamento de la Salud Colombiana

Es tendencia

- Advertisement -

«La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades.» (OMS)

La salud es un derecho fundamental, una premisa que en teoría se repite incansablemente en discursos políticos y documentos oficiales en Colombia. Sin embargo, basta con adentrarse un poco en la realidad del sistema de salud colombiano para darse cuenta de que este derecho a menudo se convierte en un privilegio inalcanzable para muchos. El panorama es desolador, marcado por la inequidad, la burocracia asfixiante y la precariedad en la atención médica.

Desde hace años, los colombianos han sido testigos de un sistema de salud que parece más preocupado por mantener sus intereses económicos que por velar por el bienestar de la población. Los problemas son diversos y profundos: la falta de acceso a servicios básicos, la demora en la atención, la corrupción que permea cada rincón de las instituciones sanitarias y la desigualdad en el acceso a tratamientos médicos dignos.

¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI, en un país que presume de progreso y desarrollo, haya personas que mueren por no poder acceder a un tratamiento médico oportuno? ¿Cómo justificar que aquellos que menos tienen sean los más afectados por un sistema de salud que los margina y desatiende?

Las soluciones no son fáciles ni tampoco rápidas, pero es urgente que se tomen medidas contundentes para fortalecer un sistema que está en crisis. Se requiere una mayor inversión en infraestructura hospitalaria, la profesionalización de la gestión de la salud pública, la lucha efectiva contra la corrupción en el sector y, sobre todo, un compromiso real por parte del Estado para garantizar el acceso universal a una atención médica digna.

Es hora de que las autoridades dejen de mirar hacia otro lado y asuman su responsabilidad en la construcción de un sistema de salud que realmente funcione para todos los colombianos, sin distinción de estratos sociales ni afiliaciones políticas. El pueblo colombiano merece una salud digna, y es deber de todos luchar incansablemente hasta conseguirla.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -