19.2 C
Pereira
viernes, junio 14, 2024

EL JUEGO COMO PROBLEMA

Es tendencia

“DESATANDO,

PEREIRA TIENE PAPÁ

- Advertisement -

Por: Neverg Londoño Arias

El juego es una actividad natural que realiza el ser humano para su desarrollo sensorio-motor y cognitivo. Es la forma desde la cual se logran procesos de autoconocimiento, socialización, aprendizajes y relaciones con el entorno natural. Importante para cada una de las etapas de la vida, establece cambios en la medida que se va entendiendo la realidad. 

Muchos adultos siguen viviendo en función de ese niño que una vez aprendió desde el juego, el mismo que convierten en una imaginaria tabla de salvación que puede remediar las dificultades económicas sin mayor esfuerzo. Es la ludopatía un comportamiento de personas mayores, una dependencia compulsiva del juego: disfunción relacionada con “sustancias y trastornos adictivos” de acuerdo con la valoración que hace la Asociación Americana de Psiquiatría y sustentada en el  “Manual Diagnóstico y Estadístico  de Trastornos Mentales” DSM-V. Mal que afecta a gran parte de la población mundial cuya patología se encuentra relacionada con la enorme  dificultad para controlar los impulsos; algo comparable con quienes roban objetos sin necesitarlos, los que se arrancan el pelo de la cabeza y los que sienten gran atracción y placer con el uso del fuego.

Los estudios realizados en torno a la ludopatía han encontrado que el juego puede crear una adicción semejante al consumo de sustancias químicas porque al bajar los niveles de serotonina y norepinefrina por la ansiedad y el estrés, es lo más cercano para equilibrar estos niveles y lograr que el cerebro se active con la dosis de una repentina ganancia en dinero. En medio de ese estado de la  realidad surge un comportamiento fuera de lo común que activa la imaginación ante la posibilidad de compensarse con fáciles ganancias: “no importa lo que se gasta, sino lo que se gana”. Etapa de baja tolerancia en la cual se activan las sesiones de juego y se aumentan las apuestas.

Los momentos de abstinencia son molestos y de gran irritabilidad. La mentira como una manera de mirar la realidad interior en un mundo creado para sí mismo, surge como la negación de algo que se aplaza para resolver, porque en la próxima revancha se equilibra el ánimo. Cuando el ludópata pierde definitivamente el control, el dinero para el juego tiene que aparecer como sea, aunque las pérdidas aumenten y el entorno social, laboral y familiar se desmoronen. 

El apoyo profesional en estos casos es importante y la familia puede actuar como grupo terapéutico. Conviene además buscar  ayuda en “Jugadores Anónimos”, que trabaja con el modelo de los doce pasos de Alcohólicos Anónimos.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -