15 C
Pereira
lunes, mayo 20, 2024

El fútbol es otra cosa

Es tendencia

- Advertisement -

Ernesto Zuluaga
Columnista

El futbol cambió profundamente con la implementación del VAR pues son tantos los efectos que este sistema le ha ocasionado al deporte de las patadas que hoy por hoy los espectadores tenemos sensaciones ambiguas. La aplicación de la tecnología en el fútbol era algo urgente. En los primeros campeonatos mundiales y en los torneos domésticos se cometían injusticias enormes pero era imposible constatarlas porque no había televisión y cuando ella apareció en la década de los cincuenta su calidad era muy pobre lo que hacía imposible revisar con prontitud el video y observar una jugada en cámara lenta.

Varias decisiones arbitrales han quedado cuestionadas para siempre y quizás los yerros más monumentales que se hayan cometido en toda la historia fueron el tercer gol de Inglaterra en la final del campeonato mundial de 1966 contra Alemania y el gol de Maradona veinte años después en los cuartos de final contra los mismos ingleses. La revisión actualizada de los videos muestra claramente que en el primer caso el balón no cruzó la raya y que por lo tanto otra pudiera haber sido la suerte de ese único título que ostentan los bretones y que en el segundo hubo una «mano de Dios» cuando Diego Armando saltó más que el arquero Peter Shilton y cabeceó el balón a la red. La imagen en cámara lenta reveló lo que no vio el árbitro tunecino Ali Ben-Naceur: Maradona metió el gol con el puño izquierdo y no con la cabeza.

De nada valieron las protestas de los ingleses y Argentina avanzó y consiguió después ser campeona del mundo. Un atentado contra la ética que hoy le daría expulsión inmediata al jugador y lo inhabilitaría para jugar el siguiente partido. También otra pudiera haber sido la suerte de este título mundial.

La aplicación de nuevos elementos tecnológicos era urgente. Y por fin llegó el VAR (video assistant referee, árbitro asistente de video). Pero su llegada ha sido un aterrizaje de barriga. Sus primeras consecuencias son realmente impactantes. Al analizar solamente la etapa de grupos de la Copa América se pudo observar que el VAR fue utilizado en 17 oportunidades y que en 15 de ellas los árbitros cambiaron sus decisiones iniciales. ¡Increíble! En el 90% de los casos el juez central se equivocó en su primera apreciación. Todos sabíamos que en el fútbol había errores pero no que fueran tantos. De todas estas decisiones podríamos concluir con facilidad que en el fútbol no serán necesarios los jueces de línea y que la autoridad del juez central ha quedado seriamente averiada.

Cualquier protesta futura conducirá a que indefectiblemente haya una revisión y a que el árbitro no pueda negarse a hacerla.
Otro efecto colateral del VAR es el “enfriamiento”, creo que irremediable, del partido. En todos los casos mencionados el tiempo de espera mientras se revisaba y se tomaba una decisión superó los dos minutos. Demasiada demora para los espectadores, obviamente también para los jugadores y un alivio —sin duda— para el equipo que se encuentra bajo presión.

A pesar de que el sistema VAR utiliza varias cámaras de televisión la evaluación todavía no se realiza en tercera dimensión lo que en algunos casos hace muy difícil la toma de decisiones y más aún con la presión del tic tac del reloj. ¿Qué es más fiel a la verdad, el ojo tridimensional del árbitro o el bidimensional de las cámaras? No tengo la certeza de que Luis Díaz, el jugador colombiano, hubiese tocado el balón con la mano antes de su gol contra Paraguay.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -