16.4 C
Pereira
lunes, mayo 20, 2024

El estado observador de la aniquilación de líderes sociales

Es tendencia

- Advertisement -

Jairo Arango Gaviria
Columnista

“Aquí mueren más por robo de celulares que por ser defensores de DDHH”. Alicia Arango. Min interior

En sesión virtual de la Comisión de Paz del Senado, la Ministra del Interior reportó que en lo que va corrido del 2020 se han registrado 8 crímenes de los Derechos Humanos. Esta cifra difiere mucho de los 64 casos de asesinatos de líderes sociales, reportados y verificados por la ONU. Por su parte Indepaz, tiene un registro de 120 asesinatos de líderes, desde que empezó el nuevo gobierno del Presidente Duque.

Si pensamos en la posición de la Ministra Alicia Arango, la diferencia entre 8 y 64 (56), se puede encontrar en el concepto y significado de las características que definen al líder social: Un líder social es quien ejerce un liderazgo de un grupo que busca adelantar un proyecto de beneficio comunitario o social. Por ejemplo, los proyectos de asociación cooperativa. Para cultivar el agro, adelantar proyectos de emprendimiento en el campo o la ciudad, con gran impacto social. Todos los proyectos en defensa del medio ambiente son adelantados por líderes sociales.
Ahora bien, si pensamos en las cifras del Ministerio del Interior (8), y las comparamos con las de la ONU (64), y con las de Indepaz (120), el concepto de liderazgo, también dista mucho de lo que piensa la Ministra Arango como representante del Estado Colombiano, del concepto general de liderazgo social. No creo que al ser aceptados 8 casos de asesinatos de líderes sociales, el resto de los homicidios sean por consecuencia de causas muy diferentes a su rol.

Cuando uno tiene como representante del Gobierno Nacional, la lectura de que en Colombia “se mueren más personas por robo de celulares, que por ser defensores de derechos humanos”, lo que se desprende de esta aseveración, es la indolencia, la mezquindad, y el poco interés por la vida y por la protección del Estado, para con los líderes sociales.

Esta diferencia de cifras entre el Gobierno Nacional y la ONU, han ocasionado todo un cuestionamiento del Gobierno de Duque contra la ONU, al tener conceptos y criterios muy diferentes sobre el asesinato de líderes sociales y de sus responsables.

Son tantos y tan frecuentes los casos de líderes sociales y ambientales asesinados en Colombia, que las pocas noticias sobre este tema, hacen pate del paisaje, y de la incapacidad del Gobierno para proteger la vida de los líderes; así mismo de la pérdida de asombro del pueblo, cuando ocurre un homicidio más, engrosando las estadísticas parciales del Ministerio del Interior, que ya ni siquiera como observador de este proceso es confiable.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -