26.4 C
Pereira
sábado, mayo 18, 2024

El estado de opinión

Es tendencia

- Advertisement -

Alfonso Gutiérrez Millán
Columnista

Del expresidente Uribe se conocen sus permanentes declaraciones a los medios, pero ningún trabajo de calidad suficiente para situarlo entre los principales ideólogos de nuestra derecha como Gilberto Alzate o el mismo Laureano Gómez; y aún menos sería comparable con aquel Benito Mussolini que coeditó con el filósofo Gentile un opúsculo denominado “La Doctrina del Fascismo”, el cual, dada la resurrección de este tipo de pensamiento, hoy se vuelve a estudiar en los principales centros de pensamiento político.

La idea principal del fascismo, según la cual el bienestar de la patria se encuentra por encima de cualquier derecho que pueda predicarse respecto al individuo (tú no eres nada, la patria lo es todo, decia un lema de la propaganda fascista), renace con fuerza no solo en Europa sino entre nosotros, gracias a la cadena de corresponsales virtuales que repican a diario los lemas y consignas emitidos por el centro de pensamiento que dirige Jose Obdulio Gaviria, principal ideólogo de nuestra criollisima derecha de corte fascistoide.

La tesis de mayor resonancia acogida por Uribe se refiere a un gaseoso “estado de opinión” cuyas características se abstiene de explicar, dejando semejante trabajo en manos de sus fidelísimos intérpretes; quienes la emprenden no solo contra la JEP sino contra todas las altas cortes debido a su permanente vigilancia sobre esos derechos humanos tan enfáticamente inscritos en la carta del 91; proponiendo sustituirlas por un solo tribunal que, supuestamente, sabría interpretar esas corrientes mayoritarias de “opinión popular” tan cuidadosamente moduladas por el indiscutibe líder.

Pero la tesis del llamado “estado de opinión” padece de serias inconsistencias: para ser realmente efectiva depende de controlar todos los medios comunicacionales, como sucedió en la Cuba de la familia Castro o en la Italia de Mussolini. Pero en las democracias, así sean tan imperfectas como la nuestra, se encuentra sometida a un veleidoso fenómeno social denominado “opinión pública”. Y ocurre que su principal gestor, Uribe, ha sido víctima de su propio invento: en el último año registra, en todas las encuestas, una desfavorabilidad superior al 50%.

Para estar informado

- Advertisement -

2 COMENTARIOS

  1. Siempre he afirmado que en el llamado uribismo confluye la derecha latifundista de corte semifeudal, el narcotrafico mayorista, la delincuencia organizada y el paramilitarismo. Aqui no hay ideas.

    • Parece Señor Peatón que usted le debe mucho a Uribe, puesto que lo ha puesto a botar corriente de la mala, y digo esto porque usted no es consecuente con la realidad, le pregunto ¿ Cuántos niños y niñas ha violado Uribe o cuántos ha secuestrado para llevarlos a una guerra fratricida o que le hayan servido de tendido de cama, el físico bandolerismo político de la época de los años 40 y 50, ¿ No le parece esto una verdadera delincuencia organizada? Pregúnteselo a las FARC-EP, PERO CONTESTE CON DIGNIDAD ACEPTANDO LOS ERRORES COMETIDOS CONTRA INOCENTES COMPATRIOTAS NUESTROS. Porque cuál ha sido la revolución de estos ancianos, que resolvieron hacerse los locos para venir a buscar una falsa paz.

Los comentarios están cerrados.

- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -