14.1 C
Pereira
lunes, julio 15, 2024

El estado de crisis y la vulnerabilidad del ser humano

Es tendencia

- Advertisement -

*Rosario Iodice
Columnista

A lo largo de nuestra existencia se presentan acontecimientos que dejan una marca significativa. Viajar a otro pa?s, cambiar de trabajo, elegir una profesi?n, entre otros, pueden convertirse en un punto de llegada o de partida.

Frente a los acontecimientos abrumadores la vida puede perder el sentido, se experimenta la sensaci?n de que nada es igual, las percepciones se relativizan, perdi?ndose los puntos de referencia. Acontecimientos de esta naturaleza producen un estado de crisis que induce a la persona a un cierto tipo de conducta, la que se aborda desde ciertas perspectivas terap?uticas. En este sentido el estado de vulnerabilidad de la persona, los factores de protecci?n y la rapidez con la cual se reacciona, pueden marcar la diferencia.

La crisis es una situaci?n circunstancial en la cual la persona se siente vulnerable. En un estado de adversidad la persona se hace más receptiva al cambio y por consiguiente se abre a una toma de decisiones. En algunas ocasiones la toma de decisi?n puede ser alterada porque ciertas opciones se consideran como ?nicas. En estos casos, reducir la angustia de la persona permite evitar que se tenga una toma de decisiones desafortunada.

El acto decisivo se transforma en una conducta que cuando est? asociada a un trastorno psiqui?trico puede aumentar la probabilidad de que la persona escoja como soluci?n a su duelo la interrupci?n voluntaria de la vida. Llegar hasta este punto implica un proceso de ideaci?n, una producci?n del acto con sus intentos frustrados y un consumo del mismo. Frente a una conducta suicida es muy importante que el terapeuta sepa cu?ndo, con qui?n y c?mo poner en marcha una intervenci?n.

Ante una condici?n de crisis es imprescindible la inmediatez de la ayuda que se va a ofrecer. Si se deja pasar el tiempo o si se atiende la persona fuera de un alcance f?sico o si el terapeuta no tiene las adecuadas estrategias, el riesgo de fracaso es muy alto.

Lo que puede prevenir un estado de crisis son los factores de protecci?n como los valores, la capacidad de resolver los problemas, las creencias, las conexiones sociales. Siendo la familia uno de los elementos más importantes a la hora de hablar de v?nculos afectivos.

De esta forma se puede empezar a abordar la vulnerabilidad humana entendida no solamente como la falta de algo sino también como la posibilidad de crecer. La relaci?n entre acompa?ante y acompa?ado es fundamental para transformar los momentos de crisis en un momento de evoluci?n y maduraci?n que nos permite ser individuos más complejos porque disponemos de mayores herramientas para superar los problemas.
*Profesor de la Universidad Cat?lica de Pereira.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -