21.2 C
Pereira
viernes, junio 21, 2024

El color de ser auténticos

Es tendencia

- Advertisement -

Ser auténticos es nuestra forma natural de ser; es la verdadera esencia que se revela sin capas falsas o barreras que limiten a los demás.

Mostrar nuestra faceta original es necesario para que nuestras relaciones y vínculos sociales sean tan genuinos como nosotros mismos. Si no mostramos nuestra verdadera esencia, estaremos rodeados de personas que tampoco lo hacen.

La autenticidad se refleja en una mirada sincera, un corazón puro, abrazos honestos, manos amables y palabras correctas.

Es de color amarillo porque ilumina rostros y enciende sonrisas. Tiene el sabor de la felicidad y la sensación de satisfacción, se comparte para agudizar la franqueza y liberar la confianza.

La espontaneidad del ser no tiene medida; es divina, aunque a simple vista no sea comprendida. Es sensible e invisible, sutil y real, y desafía lo mental. Es casual e inusual, sin buscar aparentar. Cada instante brillante, genuino y radiante nos garantiza una risa con plena libertad.

Ser original es abrir el alma con toda su bondad. Rechazando lo falso y lo ordinario, la autenticidad es una luz serena difícil de mostrar, porque al actuar nos exponemos a que esa luz incomode a los demás. Podemos ser juzgados por ser originales, por no encajar en un esquema social, pero sin importar los prejuicios que pueda generar, lo más importante es permanecer fieles a nosotros mismos.

La autenticidad es un acto de valentía que requiere aceptar la posibilidad de no ser comprendidos por todos. En un mundo que a menudo valora la conformidad y la superficialidad, ser auténtico es poseer un color especial y revolucionar la normalidad.

 

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -