18.9 C
Pereira
martes, marzo 5, 2024

El capitalismo vuelve y nos salva

Es tendencia

- Advertisement -

Julián Cárdenas Correa
Columnista

Aunque en mi opinión son de profundo calado, cada quien juzgará las implicaciones y el mensaje que transmite la noticia que, aunque lució como una noticia al margen, daba cuenta de la aplicación de la vacuna contra el covid al Papa Francisco y a Benedicto XVI.

Entre otras lecturas de esa noticia, está la de la seriedad con que abordan los líderes de la iglesia católica el tema de las vacunas, en evidente contraposición a otros líderes religiosos que invitan a sus seguidores a no dejarse vacunar.

Como todos lo hemos visto, la pandemia ha sido otra justificación para despotricar no sólo de las vacunas, sino de las farmacéuticas y en el trasfondo del capitalismo. Algunos le asignan al modelo económico la responsabilidad de la pandemia, por el consumismo y el mundo hiperconectado y dicho sea de paso, el papa Francisco también ha estado de acuerdo con algunas de esas opiniones.

Aunque muchos se pretenden conocedores y por ende autorizados para opinar y otros tantos se consideran faros moralistas de la sociedad, la verdad, así incomode; es que precisamente fue el modelo capitalista el que nos ayudó en esta ocasión, de nuevo, a obtener en tiempo récord las vacunas.

Digámoslo claramente, no fueron científicos altruistas (salvo Oxford) y llenos de amor por la humanidad en un arrebato de solidaridad quienes se unieron para entre todos sacar la vacuna contra el covid con celeridad. Fueron empresas privadas que con sus científicos, buscando ser las pioneras, compitiendo entre sí, con el ánimo de riqueza, lo hicieron. La mano invisible de Adam Smith vuelve y aparece, así siga siendo invisible y pone a países a competir, a farmacéuticas a competir y a científicos a competir… y como un milagro aparece la vacuna en menos de un año.

Algunos que muestran unos comportamientos que rayan en la hipocresía, siguen despotricando de los empresarios y del modelo económico imperante. Algunos lo hacen de manera vedada, pero el mensaje lo transmiten con claridad, como lo hizo el alcalde de Manizales que en nombre de Asocapitales manifiesta que los alcaldes de las ciudades del país (realmente a la reunión de donde surgió el comentario asistieron muy pocos alcaldes) no están de acuerdo con que privados puedan comercializar la vacuna porque temen que cobren precios muy elevados.

Todo el mundo pretende ser economista, pero olvidan lo primero que se enseña en la ciencia económica, que existe una ley de oferta y una ley de demanda y que como “leyes” casi siempre se cumplen a rajatabla.
¿Qué sucede si un privado pretende vender una vacuna a un precio muy alto y otro a uno un poco más bajo? El alcalde de Manizales quizás debería analizar lo que sucedería si un lustrabotas cerca a la Alcaldía de Manizales sube mucho el precio de su servicio, ya lo sabemos, los otros tendrían más trabajo.

Seguir satanizando un modelo que nos ha ayudado a progresar como sociedad, deja en evidencia a quienes hablan sin sustento, pretendiendo reconocer en la sociedad unos sentimientos que no son la causa del progreso.
Las vacunas surgieron por competencia, no por milagro ni por altruismo. Así de simple.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -