19.4 C
Pereira
jueves, abril 25, 2024

El caos como estrategia

Es tendencia

- Advertisement -

A la mayoría de las personas las perturba no saber que les espera, de hecho, la ansiedad  por el futuro es una de las causas más frecuentes de la depresión mental, al punto de que tiene nombre propio en  sicología; “intolerancia a la incertidumbre”.  Una condición  explicable  por la dualidad entre  la necesidad biológica de tener seguridad personal, de lo cual deriva una  resistencia al cambio, mientras  mantiene  viva la curiosidad innata de explorar y transformar el medio ambiente donde se habita, que exige una capacidad de adaptación constante. En las sociedades modernas el equilibrio se encuentra con  la formulación de reglas, en forma  leyes y costumbres, dentro de las cuales se garantiza  un nivel mínimo de certidumbre en la seguridad de las personas y  se crean mecanismos consensuados para acordar los cambios que permitan el progreso individual y colectivo. Pero como ocurre en algunos procesos naturales hay individuos y especies depredadoras que prosperan provocando el caos mediante la alteración de los hábitos  normales de la población objetivo de su dominio. Por ejemplo, los grandes felinos que cazan en las sabanas de áfrica suelen provocar estampidas entre sus presas para facilitar su captura, igual que las orcas cuando  atacan los cardúmenes de peces enloqueciéndolos de terror, con lo cual inhiben cualquier medio de  defensa. Eso, si no lo sabían, es lo que está haciendo el actual gobierno con la sociedad colombiana a la que envía  mensajes amenazantes, matizados enseguida para dar espacio a otro  más audaz. Con esa estrategia  causa  la incertidumbre y el miedo  necesarios para  destruir  los mecanismos de defensa colectivos dando lugar al caos, estado en el cual le más fácil imponer cualquier reforma por demencial que sea. Afortunadamente hay formas de defenderse, como lo hacen en la naturaleza  los búfalos  contra los leones; primero corren, pero súbitamente  uno con suficiente coraje decide parar y enfrentar al depredador. La manada que huye se detiene y se convierte en una poderosa muralla cambiando dramáticamente  la situación, cazador  se convierte la  presa.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -