18.3 C
Pereira
sábado, junio 22, 2024

El banco de los pobres

Es tendencia

- Advertisement -

Ramiro Tabares Idárraga
Columnista

Uno de los aportes a la económica nacional dentro de la denominada República Liberal fue la creación del Banco Prendario Municipal, el cual tuvo una corta y poco fructífera vida pública. Su importancia radica que fue semilla para la creación de una entidad financiera que aún existe el Banco Popular.

El banco fue iniciativa de Luis Morales Gomez, egresado del Gimnasio Moderno y de la Javeriana, de noble casta y recio abolengo; quien sin embargo trazó sus horizontes hacia el servicio y el bien común. Fue su primer gerente en 1950 y aprovechando su cercanía con los gobiernos godos de la época le trazó una hoja de ruta como banco de los pobres. El primer crédito por $ 350 pesos le fue otorgado a un carretillero del Barrio 7 de Agosto de Bogotá, quien había perdido su caballo, herramienta de trabajo, en un accidente de tránsito.

La lista es larga de créditos aprobados para adquisición de máquinas cosedoras, tejedoras, primeros tv, neveras (los helados pagan las cuotas decía la publicidad de la época), y hasta insumos y equipos de trabajo.
Cuando el dictador Rojas Pinilla asume, nombra a Morales como Ministro de Hacienda. Asume el cargo, tomando medidas para la reactivación económica y sobre todo asegurando flujo de caja para la política social de ese gobierno que le permitió llegar a todos los rincones del país con una agresiva política social. Según analistas el poder a la sombra era Morales, ya que le alcanzó para viajar a USA negociando con ese gobierno y la banca internacional empréstitos con el propósito de financiar las obras de infraestructura tales como vías, puentes, ferrocarriles y apertura de comunicaciones entre ellas la tv.

El superministro Morales no olvida su banco y sus pobres, por el contrario autorizó sucursales en todo el país y en el extranjero con la misma filosofía. En un ejemplo de democratización bancaria eran accionistas las ciudades subsedes ya que colocaban los terrenos, los cuales se convertían en acciones. Esta experiencia exitosa de banca local, antecedió décadas al modelo de Muhammad Yunes, quien obtuvo un Nobel de Paz con su banco de los pobres o prestamista de esperanza, como el mismo se llama.

La historia es llamativa, mucho más cuando el BP aún funciona de manera muy diferente. La entidad fue saqueada, remata y liquidada a favor del capital privado. De esa filosofía del servicio a los pobres no queda nada. Por el contrario el BP pertenece a un grupo económico explotador y agresivo con sus trabajadores y clientes. El sector financiero tiene una posición dominante frente a los usuarios, reportando ganancias billonarias en un país de pobres. La pandemia sirve de crisol para mostrar esa realidad; son indolentes frente a la crisis general del país. Propongo cambio de nombre para esa entidad.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -