13.3 C
Pereira
domingo, julio 14, 2024

El ascensor social

Es tendencia

- Advertisement -

Hugo López Martínez

Columnista

Por esta época dependemos cada vez más del  generoso servicio de las tecnología. Un radio encendido nos introduce a través de sus noticieros, en la nave fantasma de la pandemia, cómo va  su ruta infernal y  contasgiosa,  quién recoge a las víctimas abandonadas en el geriátrico, cuándo será el fin de su enfermedad, dada su fácil mimetismo de un continente a otro.

Para quienes tenemos poco sentido de la orientación, contamos con el teléfono para avisar nuestro repentino extravío en el camino hacia el lugar de una cita previamente acordada.

Las sumas y restas  sobre el salario del mes, encuentran en la calculadora, la importancia de los números para saber si el fondo rojo asecha otras fuentes de ingresos, a su vez los ahorros programados para el próximo año.

La tecnología que se ha vuelto indispensable para la alta  concentración ide nidividuos y familias en las ciudades, es el ascensor, de cabina estrecha, con amplio dispositivo de seguridad, ventilación y salida de emergencia. 

Los residentes de una Unidad, tenemos cuidado en llevar tapabocas, guardar distancia, aunque sea imposible,al menos se trata de correr el  menor riesgo.  Si bien la mayoría cumple con el protocolo de bioseguridad,  el tema es otro en el caso de coincidir con el vecino (a) en la puerta del ascensor de subida o bajada. Como si fueramos la misma epidemia en carne viva. Ni prevención ni cura contra esa radiografía del ego. Hombre o mujer. Cada cruce de miradas son fauces de lobos  para quien pulse el botón para arriba o para abajo. De modo que salir del ascensor, significa oxigenar el cuerpo, para humanizar lo humano.

Para estar informado

- Advertisement -
- Advertisement -

Te puede interesar

- Advertisement -